De campos de cultivo y masías a fábricas y bloques de viviendas. El barrio de la Prosperitat nació a partir de la segunda mitad del siglo XX. Antes de ser uno de los principales puntos neurálgicos del distrito de Nou Barris, era una zona de veraneo de menestrales del pueblo de Sant Andreu de Palomar. Con la entrada del siglo, se fue levantando gradualmente la que se conoce como “la pastilla Juanola”, por la forma romboide del barrio. Sus cuatro lados forman cuatro arterias principales: la Vía Júlia, la ronda de Dalt, el paseo de Valldaura y la Meridiana. En el centro, calles improvisadas, bloques de viviendas y un tejido asociativo muy cohesionado.

Haz clic para ampliar la imagen

La plaza de Harry Walker

Años de madurez

En el 2019 el barrio de la Prosperitat celebra su centenario, y este aniversario, según explica Albert Recio, miembro de la asociación de vecinos y vecinas, “es una gran muestra de la vitalidad del barrio, que ha permitido llegar al punto en el que estamos ahora”. Entre los actos organizados, Recio destaca “los de memoria histórica para comprender quién somos a partir del pasado”. Y es que en la Prosperitat hay entidades de largo recorrido. En el barrio se ha ofrecido ya una exposición sobre la memoria histórica en materia de educación, “La escuela en la Prosperitat 1930-2018”, y se ha presentado un libro sobre los 62 días de huelga en la fábrica Harry Walker entre 1970 y 1971.

Haz clic para ampliar la imagen

Marquesina de la Via Júlia

Haz clic para ampliar la imagen

La avenida de Rio de Janeiro

El centenario del barrio gana valor por las entidades que hay detrás, que también tienen mucha historia. En el 2018 fue el aniversario de la Asociación Juvenil Sociocultural Prosperitat, la entidad que gestiona el casal de jóvenes cumplió 25 años. Sandra Ruiz, dinamizadora del casal, manifiesta: “Desde el centro, la convivencia con todo lo que significa la Prosperitat siempre ha sido muy buena.” Desde la entidad se ofrecen varios talleres culturales y musicales a lo largo de cada curso, aparte de cuidar un huerto urbano para intentar recuperar espacios. Este huerto proviene del plan municipal Buits, gracias al que se han cedido solares a entidades para dinamizar terrenos en desuso.

Haz clic para ampliar la imagen

En el ámbito de barrio se hace mucho pueblo, la gente sale a la calle y reivindica los espacios donde hacer vida.”

Sandra Ruiz, dinamizadora del casal de joves

Otra entidad que cumple años es el Esplai Druida. Anna Jérez, miembro del esplai, en el 2018, explicaba: “Celebramos treinta años y estamos muy orgullosos del arraigo en el barrio y de todo el trabajo que hemos podido desarrollar”. Por eso, en el 2018 recibieron la Medalla de Honor de la Ciudad. Al principio, en el Druida se trabajaba con niños de 2 a 17 años los fines de semana, pero en los últimos años han empezado a dedicarse, también entre semana, al apoyo a niños y niñas de P3 a sexto de primaria. “El objetivo es el mismo: crear una zona de recreo y educar”, recuerda Anna Jérez.

Y eso no es todo, porque además del Esplai Druida y el casal de jóvenes, en el 2018 se celebró el 40.º aniversario de la Fiesta Mayor de la Prosperitat. El aniversario de estos actos simboliza la cohesión del barrio y, como dice Recio, “que las relaciones entre entidades permiten crear proyectos comunes”.

Abrir espacios

La Prosperitat es uno de los barrios más densos de la ciudad y es difícil encontrar espacio para nuevos equipamientos. El vecindario sigue teniendo demandas y necesidades, así que las entidades del barrio trabajan para encontrar soluciones. “La solución señala hacia un único sitio, el solar de la antigua fábrica Ideal Plástica Flor”, explica José Ángel Hernández, miembro de Prosperitat Cultura en Acció 2, la entidad gestora del casal de barrio y del polideportivo Valldaura.

En este espacio se pide, principalmente, construir “un auditorio, una biblioteca y un nuevo casal de barrio”, recuerda José Ángel Hernández. El casal de barrio funciona como paraguas de las diferentes entidades, ofrece actos y también organiza sus propios talleres. Tanto el casal como el polideportivo, tal como se explica desde la entidad, “son espacios sobreexplotados y se necesitan equipamientos donde se pueda ubicar toda la demanda de uso que se reclama”. El trabajo para la gestión del solar de Ideal Plástica Flor empezó en el 2014, a partir de mesas de debate entre diferentes entidades vecinales para conocer las necesidades y trasladarlas al Ayuntamiento. Entre los grupos de trabajo se encuentran desde la asociación de vecinos y vecinas hasta el AMPA de las escuelas Sant Lluís y Víctor Català, pasando por entidades deportivas y comerciantes de la Prosperitat y vecinos y vecinas a título particular.

Para el casal de jóvenes también se construirá un nuevo espacio. Sandra Ruiz, dinamizadora del casal, manifiesta: “Llevamos seis años en unos módulos y, aunque organizamos todos los actos aquí, necesitamos crecer para poder abarcar todo el grueso de actividades que queremos proponer”.

Haz clic para ampliar la imagen

“El punto fuerte del barrio es la tradición del vecindario de implicarse en los proyectos, hay una vida asociativa histórica y muy fuerte.”

José Ángel Hernández, Prosperitat Cultura en Acció 2

Haz clic para ampliar la imagen

“La historia de la mezquita es una muestra de la lucha y la cohesión del vecindario del barrio a favor de la integración.”

Albert Recio, asociación de vecinos y vecinas

Cohesión trasladada a la calle

Al principio del 2017, en la calle del Japó del barrio se quería abrir un centro de culto. Sin embargo, el espacio había sufrido algunas pintadas por parte de grupos ultras y racistas. Ante estos actos intolerables, las entidades cerraron filas a favor de la tolerancia y la integración. Albert Recio explica: “La asociación de vecinos y vecinas, junto con la entidad Nou Barris Acull, se preocupó de difundir varios manifiestos y publicaciones para mostrar el apoyo a la mezquita y cohesionar el barrio para hacer frente al racismo”. Incluso se celebró una manifestación para mostrar que la Prosperitat apoyaba las diferentes religiones y formas de pensar y daba apoyo a la convivencia vecinal.

En abril del 2018, el centro de culto celebró una fiesta de presentación. Recio detalla: “El objetivo principal fue normalizar la situación y no aceptar el racismo. Este es un barrio muy tolerante”. Con todo, una vez más, las diferentes entidades se cohesionaron para el trabajo común.

Haz clic para ampliar la imagen

El Club Petanca Prosperitat

Haz clic para ampliar la imagen

La plaza Verda de la Prosperitat

El deporte al lado de la historia

En el 2019 el barrio celebra su centenario, pero la historia de la Prosperitat está estrechamente ligada a un equipo de fútbol: el CF Montañesa, fundado en 1927. El nombre evoca la zona montañosa que era el barrio, y sus más de noventa años son un símbolo del vínculo entre la Prosperitat y el deporte.

La entidad Prosperitat Cultura en Acció 2 gestiona el polideportivo Valldaura, un espacio que, según José Ángel Hernández, “ahora mismo absorbe una gran cantidad de actividad y haría falta una ampliación para poder acabar de satisfacer toda la necesidad”. Trabajar para aumentar este tipo de equipamientos es una gran noticia para el barrio, ya que muestra “la relación del vecindario con la cultura y el deporte, dos herramientas que simbolizan el gran tejido asociativo de la Prosperitat”.

Haz clic para ampliar la imagen

Escultura l’”Escullera”, de Jaume Plensa

Haz clic para ampliar la imagen

Polideportivo Valldaura