La niña icono de la lucha contra las barracas de Santa Engràcia

28/06/2015 - 08:24 h

Memoria histórica. La fotografía que realizó Kim Manresa de Charo Molina con una pancarta preside el homenaje a los barraquistas en la plaza de Àngel Pestaña.

Una imagen de Charo Molina con 8 años sosteniendo un cartel con el lema “Pisos sí, barracas no” preside la plaza de Àngel Pestaña, en recuerdo de las barracas del entonces conocido como llano de Santa Engràcia. Las barracas surgieron a finales de los años sesenta después de una estafa inmobiliaria que dejó a decenas de familias sin las viviendas que habían comprado. Estas familias comenzaron una lucha que terminó con un realojo en pisos nuevos de Canyelles y Porta.

Han pasado casi 50 años de la foto, pero Charo Molina sigue siendo conocida como “la niña de la placa”. Un joven Kim Manresa fue el autor de la fotografía que ahora se ha convertido en una placa de bronce que recuerda la historia de las barracas de Santa Engràcia. Manresa también ha publicado un libro con las fotografías de este capítulo de la Prosperidad. Precisamente, Charo Molina se reencontró con el fotógrafo durante la Fiesta Mayor de Nou Barris de este año, en la que Manresa ejerció de pregonero.

Charo Molina también ha vuelto al lugar donde se levantaba la barraca familiar para descubrir cómo ha cambiado la zona, donde ahora está la plaza de Àngel Pestaña y el Casal de Barrio Prosperidad. Molina tiene muy presentes las manifestaciones continuas y la lucha del barrio para conseguir unas condiciones de vida dignas y los equipamientos de que actualmente dispone el distrito.

Los barraquistas se fueron trasladando gradualmente a partir de finales de los años setenta, sobre todo a 2 nuevos polígonos de viviendas de la época: RENFE Meridiana y Canyelles. En 1984 las barracas desaparecieron y el barrio convirtió el terreno en uno de los principales puntos de encuentro y de actividades de la zona.

Una nueva placa homenajea las barracas de la Diagonal y Santa Gemma

Este sábado 27 de junio se ha colocado la octava placa de la ciudad en recuerdo de los antiguos espacios de barracas, esta vez en la plaza de la Reina Maria Cristina. Junto a la nueva placa habrá durante un tiempo una torreta informativa que explicará el fenómeno de las barracas en Barcelona y su relevancia en la historia reciente de la ciudad.

Las barracas de la Diagonal fueron uno de los primeros ejemplos del derribo masivo que se llevó a cabo debido al Congreso Eucarístico Internacional de 1952 y que supuso el traslado de sus habitantes a polígonos de infraviviendas como Can Clos y las Viviendas del Gobernador.