Las comunidades religiosas participan en las jornadas: «Disentir la historia. Memorias decoloniales, memorias insumisas»

Las comunidades religiosas participan en las jornadas: «Disentir la historia. Memorias decoloniales, memorias insumisas»

La OAR colabora en las jornadas «Disentir la historia. Memorias decoloniales, memorias insumisas». Estas jornadas están organizadas por Memoria Democrática del Ayuntamiento de Barcelona y El Born Centro de Cultura y Memoria, con la voluntad de reunir a colectivos y activistas anticoloniales y migrantes, comunidades religiosas, investigadores/as, escritores/as, docentes y artistas, para debatir sobre el pasado, reconocer lo que se ha vivido y reconstruir episodios invisibilizados de la memoria colectiva. Todas las actividades serán en línea (retransmitidas en directo a través del canal de YouTube de El Born CCM) y tendrán lugar los días 27 y 28 de noviembre. Por otra parte, del 27 de noviembre al 27 de diciembre en El Born CCM (sala Castellví), podrás visitar la instalación «Monumento a las redes de apoyo: memorias de pandemia».

Varias comunidades religiosas de la ciudad son protagonistas, junto con otras entidades y colectivos, de las jornadas Disentir la historia. Memorias decoloniales, memorias insumisas. El objetivo de estas jornadas es exponer los problemas urgentes para actualizar los debates sobre la memoria en el contexto europeo. ¿Qué entendemos por memoria democrática desde la perspectiva de la diversidad? ¿Qué límites y aperturas tiene? ¿Si la historia la escriben los vencedores, quiénes son los vencidos?  «Disentir la historia» quiere visibilizar el trabajo por el reconocimiento de derechos que están realizando un gran número de entidades, que ofrezca pistas para repensar políticas institucionales y haga resonar el clamor de la autoorganización y las luchas por el ejercicio lleno de ciudadanía desde marcos pluralistas, anticoloniales, antirracistas y desde la pluralidad de creencias y convicciones.

Durante las jornadas, que tendrán lugar el viernes 27 y el sábado 28 de noviembre, se han organizado talleres, mesas redondas, registros de audio, música y conferencias para reconocer y visibilizar las memorias plurales de Barcelona. Desde la OAR destacamos la mesa «Contramemorias del franquismo: la hispanidad como política del olvido», que tendrá lugar el viernes, a las 10.45 horas, y en la que se debatirá sobre las experiencias de algunas comunidades y grupos particularmente reprimidos durante la dictadura franquista. En esta mesa participará Miguel Ángel Vargas, que hablará de las leyes franquistas contra el pueblo gitano y de los mecanismos de control del pueblo gitano a través de la historia; Martí Marín Corbera, que ofrecerá una revisión de los «espacios de integración» destinados a las personas migrantes internas que se desplazaron a Cataluña durante el franquismo, y Noemí Cortés, que disertará sobre la persecución a las personas cristianas evangélicas y a sus instituciones durante el dominio de la dictadura.

Todas las actividades de las jornadas serán en línea y se retransmitirán en directo a través del canal de YouTube de El Born CCM. Puedes encontrar todas las actividades aquí.

Instalación sonora sobre memorias de la COVID-19:

Igualmente, del 27 de noviembre al 27 de diciembre de 2020, en El Born CCM (sala Castellví), puedes encontrar el «Monumento en las redes de apoyo: memorias de pandemia», una instalación sonora que comparte el relato colectivo de la reciente crisis sanitaria y en la cual también han participado varias comunidades religiosas de la ciudad.

La COVID-19 ha intensificado aquello que muchos han experimentado durante años: una crisis de cuidados. Para dar respuesta a esta situación, muchas comunidades religiosas, migrantes, feministas y antirracistas se han autoorganizado en redes de apoyo mutuo. Pero con la misma rapidez con que se activaron estas redes, hoy están en peligro de desaparecer de la memoria oficial de la pandemia. La decisión de destacar la experiencia tanto de activistas como de organizaciones religiosas minorizadas pretende desmitificar dos de los bloques de construcción afectiva, política y social más importantes que son comunes a la práctica activista y a la religiosa: el apoyo mutuo y la espiritualidad. Solidaridad, no caridad. En este proyecto han participado: la parroquia ortodoxa rumana Sant Jordi, el Centro Cultural Islámico-Catalán, Minhaj-ul-Quran, Sindillar-Sindihogar y la Red de Cuidados Antirracista.

Encontrarás más información sobre la iniciativa aquí.

Unas jornadas para disentir:

«Disentir la historia» expresa el desacuerdo y la extrañeza ante ciertos relatos dominantes y abre vías para explorar otras maneras de conocer la memoria histórica. Invita a amplificar las voces del pueblo romaní, la comunidad filipina, los relatos migratorios de las comunidades latinoamericanas —en sus afinidades y disonancias con lo hispano—; es un espacio de escucha de las comunidades magrebíes arraigadas, las identidades catalanas y españolas racializadas, las diversas redes de la diáspora africana y tantas otras, así como un espacio para reconocer el lugar que ocupan las confesiones de fe minoritarias en el tejido vecinal de Barcelona.

Estas jornadas indagan en el aspecto material y cotidiano de la memoria. Interrogan el archivo, el museo y el patrimonio con preguntas inspiradas por los desafíos decoloniales y exploran el papel memorístico del espacio público. Ponen en el centro el trabajo de organizaciones y proyectos de base que, sin proponérselo, cuidan y sostienen la memoria común. Hacer memoria y construir relatos incluye identificar a quién cuida del conocimiento del pasado. Qué memorias son silenciadas y olvidadascomo las de las comunidades diversas, las organizaciones migrantes y las minorías étnicas y religiosas de Barcelona y sus áreas de influencia.

La historia colonial de Europa se manifiesta en el presente a través del sistema de control migratorio, en la continuidad o el resurgimiento de actitudes xenófobas, de las cuales Cataluña y España no están exentas. En el marco de estos resurgimientos, invocamos memorias insumisas que restituyan las experiencias vitales de comunidades que disienten de los discursos dominantes de la memoria histórica.

 

Comparte este contenido