Usted está aquí

Volver

"El Día del Orgullo Loco nace después un período, demasiado largo, de gritos silenciados."

Publicado Vie, 18/05/2018 - 13:13

Salut Mental. Se celebra "Día del Orgullo Loco" en Barcelona con el objetivo de que la salud mental deje de ser un estigma social.

Así comienza el manifiesto del Día del Orgullo Loco. Las personas con trastornos de salud mental y las entidades que las representan, están haciendo grandes esfuerzos para luchar contra el estigma social que sufren. “Ser loco” no ha dejado de ser un estigma … Por eso en Barcelona se suman a organizar el día internacional llamado Día del Orgullo Loco (o Mad Pride). El próximo 20 de mayo de 2018 organizan desde las 11 h en la plaza Sant Jaume actividades durante todo el día, actividades infantiles, conciertos, documentales o poesía. En Cataluña las entidades Federació Veus y Activament se han sumado a la organización de este día, con la participación de otras organizaciones mixtas (como Radio Nikosia).

El “Manifiesto del Orgullo Loco”, que será presentado este día, expresa que: Por nuestra parte, ante el tratamiento involuntario, el electrochoque sin consentimiento o con consentimiento forzado, la sobremedicación, la contención, el aislamiento y el resto de medidas coercitivas etiquetadas como “tratamiento” y demasiado naturalizadas: exigimos ser reconocidas como personas ciudadanas de pleno derecho. Que nuestra voz sea escuchada y tenida en cuenta, que sea esta la que marque la ruta de nuestro proyecto de vida y autodetermine nuestro bienestar. Esto implica garantizar la “Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad”, ratificada por más de 170 países, entre ellos España, por lo que forma parte del marco legal catalán.”

El informe “Mapping and Understanding Exclusion in Europe” (Mapeando y entendiendo la exclusión en Europa), donde se evalúa la situación de los servicios de salud mental en más de 35 países europeos, saca durísimas conclusiones en línea con dicho manifiesto. Por ejemplo que unas 264.000 personas se encuentran bajo tutela, “aisladas de la sociedad y privadas del derecho a tomar decisiones sobre su vida cotidiana” y como esto puede tener “efectos devastadores a largo plazo en la vida de las personas.

Comparte este contenido