Uso excepcional

El uso excepcional del paisaje urbano, especialmente para actividades publicitarias, requiere autorización municipal expresa con el fin de controlar el impacto paisajístico, sin perjuicio de la licencia de obras o de la licencia municipal que sean legalmente procedentes.

El uso excepcional del paisaje urbano, especialmente para actividades publicitarias, requiere autorización municipal expresa con el fin de controlar el impacto paisajístico, sin perjuicio de la licencia de obras o de la licencia municipal que sean legalmente procedentes.

La publicidad de cualquier tipo en las lonas o paramentos de protección de los edificios en construcción o rehabilitación integral solo podrá ser autorizada como uso excepcional. Esta misma norma será de aplicación en la realización de actividades publicitarias en vallas y lonas de protección de obras de reforma o rehabilitación de edificios que estén total o parcialmente ocupados.

Este uso siempre será limitado en el tiempo y llevará asociada una compensación por el impacto paisajístico que genera, que se destinará directamente a la mejora de un elemento concreto del paisaje urbano.

La autorización paisajística se considera implícita en el convenio de colaboración y tiene la consideración, en cualquier caso, de licencia municipal de publicidad, y se exigirá en todos los supuestos de uso excepcional del paisaje urbano mediante publicidad, tanto si está en una propiedad privada como en el dominio público.

Las terrazas ganadas durante la pandemia comienzan a ser definitivas

Se han desarrollado y homologado siete prototipos para las terrazas, todos diseñados en Barcelona, que se adaptan a las diferentes localizaciones. Son modulares, accesibles desde la acera, seguros, resistentes y de fácil mantenimiento y limpieza.

Uso natural

Són usos naturales del paisaje aquellas actividades y elementos que se considera que no provocan una distorsión grave en el derecho colectivo a disfrutar de un paisaje adecuado para el desarrollo de la vida ciudadana.

Zonificación

En atención a las características arquitectónicas y comerciales de los diferentes lugares de la ciudad se han fijado, en algunos casos, diferentes grados de densidad interventora en el uso natural del paisaje urbano, estructurados territorialmente en zonas. Estas zona quedan delimitadas según un plano de zonificación para cada Distrito, que se adjunta como anexo a la Ordenanza.