¿Cómo promover y votar en consultas ciudadanas?

Las consultas ciudadanas sirven para determinar las decisiones de la ciudadanía sobre temas importantes de la ciudad

Las consultas ciudadanas sirven para determinar las decisiones de la ciudadanía sobre temas importantes de la ciudad, mediante el voto directo, libre, igual y secreto, de manera presencial o electrónica.

La consulta puede ser única o múltiple y se pueden hacer un máximo de tres consultas ciudadanas cada año, sin límite de preguntas.  La alcaldesa puede acordar la concentración de todas las consultas en un periodo concreto del año, con el fin de pedir a la ciudadanía su opinión sobre diversas cuestiones en un único momento.

En el momento de la convocatoria, los grupos municipales deben hacer pública cuál es su posición con respecto al resultado de la consulta. Es decir, los resultados no son vinculantes por defecto, pero los grupos municipales pueden decir si aplicarán los resultados y de qué manera.

Las consultas prevén abrir espacios de debate e intercambio durante un mínimo de 30 días antes de la consulta para tener un debate público sobre el objeto que debe consultarse.

¿Quién las puede promover?

El Ayuntamiento puede convocar una consulta ciudadana a petición del Gobierno o el resto de grupos municipales, siempre que sea aprobada por dos quintas partes del Pleno municipal.

También la puede promover la ciudadanía mediante una iniciativa ciudadana.

¿Cómo se pueden promover?

La ciudadanía puede promover consultas a partir de una iniciativa ciudadana. Las firmas necesarias dependen del ámbito territorial de la propia consulta.

Para una consulta que afecte a toda la ciudad hay que recoger un mínimo de 15.000 firmas que avalen la necesidad de la consulta.

Cuando la consulta sea en un distrito en concreto, el número puede variar en función de su población.

Para iniciativas de distrito:

Si la consulta afecta a más de un distrito, se necesitan las firmas resultantes de la suma de cada distrito indicada en el apartado anterior reducidas al porcentaje siguiente:

  • Para dos distritos: menos el 10%.
  • Para tres distritos: menos el 15%.
  • Para cuatro distritos: menos el 20%.
  • Para cinco distritos: menos el 30%.
  • Para seis distritos: menos el 40%.
  • Para siete distritos: menos el 45%.
  • Para ocho distritos: menos el 50%.
  • Para nueve distritos: menos el 55%.
  • Para diez distritos: menos el 60%.

¿Quién puede opinar?

En las consultas pueden participar todas las personas mayores de 16 años empadronadas en la ciudad de Barcelona.

¿Sobre qué se puede consultar?

Las consultas ciudadanas se pueden hacer sobre asuntos relativos al conjunto de la ciudad o también cuando afecten a uno o más distritos.

Excepcionalmente, puede haber consultas de barrio cuando haya habido un proceso participativo previo y esté avalado por una mayoría cualitativa del Pleno del Distrito y del Pleno municipal.

Se considera una cuestión de ámbito de ciudad cuando el presupuesto necesario para llevar a cabo una acción supera el 5% del presupuesto municipal anual.

En ningún caso se convocará una consulta sobre cuestiones que estén dentro de los siguientes supuestos:

  • Cuando puedan limitar o restringir los derechos y las libertades fundamentales.
  • Cuando afecten a cuestiones relativas a tributos o a precios públicos y a presupuestos ya aprobados.
  • Cuando ya esté publicada la convocatoria para iniciar el procedimiento de una contratación pública, o cuando esta ya se esté ejecutando y su paralización produzca daños a terceros.
  • Cuando haya procedimientos administrativos que se estén tramitando para aprobar una ordenanza, un reglamento o un instrumento de ordenación urbanística.

En caso de que la cuestión que se quiera llevar a consulta implique un gasto superior al 3% del presupuesto anual, el Ayuntamiento puede no admitir a trámite la solicitud o, si la acepta, pedir a la comisión promotora que, en caso de que obtenga mayoría de votos afirmativos, comunique a qué condicionantes estará sujeta su ejecución.

¿Cuándo se pueden llevar a cabo consultas?

Se pueden convocar un máximo de tres consultas ciudadanas cada año, sin límite de preguntas en cada una de ellas, salvo que el alcalde o la alcaldesa determine un periodo concreto al año para celebrarlas de manera concentrada.

Se establecen algunos periodos específicos, en los que no podrán celebrarse consultas ciudadanas, como los periodos de vacaciones escolares de Navidad y Semana Santa o los meses de julio y agosto.

Tampoco se pueden promover ni celebrar consultas en los seis meses anteriores a las elecciones locales ni en el periodo comprendido entre estas elecciones y el momento de la constitución del Ayuntamiento.

Hasta dos años después de una consulta, no se puede promover una nueva consulta ciudadana de contenido igual o sustancialmente equivalente.

Periodo de debate público

Antes de la celebración de la consulta debe haber un periodo de entre uno y dos meses de debate público.

Durante este tiempo, se deben habilitar los canales de debate, información y comunicación que permitan a la ciudadanía conocer la materia objeto de consulta y expresar libremente las diferentes visiones y opiniones.

El Ayuntamiento debe habilitar, también, espacios públicos municipales que permitan a los grupos municipales y a las entidades interesadas llevar a cabo los debates que crean convenientes y garantizar el acceso de la ciudadanía a toda la información de que disponga la Administración y que sea relevante para conocer el asunto objeto de consulta.

Durante el periodo de debate público, los medios de comunicación municipales deben respetar los principios de pluralismo político y social, neutralidad e igualdad de oportunidades con respecto a las posiciones defendidas sobre la consulta.

Las entidades inscritas en el Fichero General de Entidades Ciudadanas que lo deseen pueden pedir que se las considere entidades interesadas en el proceso de la consulta. Las entidades interesadas tienen derecho a espacios públicos gratuitos facilitados por el Ayuntamiento para poder colocar información sobre la consulta. También tienen derecho a espacios, igualmente gratuitos, para celebrar actos de campaña y debates.

Comisión de Seguimiento

La Comisión de Seguimiento de la consulta es el órgano responsable de hacer el seguimiento y de velar por que las consultas ciudadanas se lleven a cabo según lo que establece la ley y con el objetivo de garantizar transparencia y eficacia en el desarrollo de la consulta.

Sus funciones son emitir informes sobre incidencias, peticiones o discrepancias que se planteen durante las diversas fases del proceso de consulta, aparte de hacer las operaciones de recuento y levantar acta de los resultados de las consultas.

La Comisión de Seguimiento de la consulta está formada por un mínimo de tres y un máximo de 15 personas: una tercera parte está propuesta por el Consejo Municipal y el resto son propuestos por los ciudadanos.

A la Comisión puede asistir con voz, pero sin voto, personal municipal necesario para ofrecerle apoyo o asesoramiento.

El Ayuntamiento debe facilitar el apoyo técnico y administrativo necesario para que la Comisión de Seguimiento pueda llevar a cabo sus funciones con eficacia.

Leer menos