Ya están disponibles las ‘Guías prácticas de la participación ciudadana en Barcelona’, elaboradas por el Ayuntamiento

24/04/2019 - 12:50

Participación. Se trata de un material de consulta sencillo y esclarecedor sobre el reglamento y los canales de participación disponibles para las vecinas y los vecinos de Barcelona.

En octubre del 2017 se aprobó el nuevo Reglamento de participación ciudadana, fruto de un amplio proceso entre los diversos grupos municipales, las asociaciones y organizaciones y la ciudadanía. La nueva normativa resultante de este proceso define los canales de participación, los recursos necesarios y un sistema de garantías que vela por la democracia y su buen funcionamiento.

El reglamento actual supone un fuerte impulso para que la ciudadanía tenga más incidencia en las decisiones políticas. Se trabaja por una participación híbrida entre el mundo digital y el presencial, y se vela por un acceso diverso e inclusivo adecuando los canales de participación a la pluralidad y complejidad de las personas que comparten una ciudad como Barcelona, y que constituyen su riqueza.

Con el objetivo de hacer el Reglamento de participación más accesible, se han editado las Guías prácticas de la participación ciudadana en Barcelona. Cuatro documentos independientes, en versiones bilingües, sobre los canales de participación que establece el reglamento —órganos, procesos y consultas— y la iniciativa ciudadana, el medio que tiene la ciudadanía para promover la puesta en marcha de cualquiera de estos canales.

Las guías pueden encontrarse en versión papel, como material de consulta, en equipamientos públicos de la ciudad como las OAC (oficinas de atención ciudadana). También están disponibles en versión digital en el apartado “Guías, materiales y otros” del web de participación ciudadana.

Guía Promover. Las iniciativas ciudadanas (formato PDF)
Las iniciativas ciudadanas son el medio que tiene la ciudadanía para promover, a través de la recogida de firmas, que el Ayuntamiento lleve a cabo una determinada acción de interés colectivo.

La iniciativa ciudadana tiene la capacidad de promover la puesta en marcha de cualquiera de los canales de participación que establece el reglamento: órganos, consultas y procesos participativos. También puede impulsar la inclusión de un punto en el orden del día del pleno municipal o de distrito y la aprobación o modificación de una norma.

Guía Debatir. Los procesos participativos (formato PDF)
Los procesos participativos son una serie de encuentros, delimitados en un tiempo concreto, para promover el debate y el contraste de argumentos entre la ciudadanía o entre esta y los responsables municipales con el fin de recoger sus opiniones y propuestas respecto de una actuación municipal concreta.

Todos los procesos participativos constan de las siguientes fases: la fase de información, la fase de debate —el momento de llevar a cabo el diálogo y el contraste de argumentos y de generar propuestas—, la fase de retorno —donde se informa de las conclusiones principales del proceso— y la fase de seguimiento de los resultados del proceso.

Guía Coproducir. Los órganos de participación (formato PDF)
Los órganos de participación son los medios de encuentro regular entre el Ayuntamiento y la ciudadanía para debatir las políticas municipales e incidir en la acción de gobierno. Pueden ser territoriales (barrio, distrito o ciudad) o sectoriales, por ámbito de actuación, según el tema que se quiera tratar (cultura, movilidad, educación, etc.).

Los órganos de participación toman diferentes formas según su finalidad, y pueden ser consejos, pactos y acuerdos, y audiencias públicas.

Guía Decidir. Las consultas ciudadanas (formato PDF)
Las consultas ciudadanas sirven para determinar las decisiones de la ciudadanía sobre temas importantes de la ciudad, mediante el voto directo, libre, igual y secreto, de manera presencial o electrónica.

Antes de la celebración de la consulta debe haber un periodo de entre uno y dos meses de debate público. Durante este tiempo, se deben habilitar los canales de debate, información y comunicación que permitan a la ciudadanía conocer la materia objeto de consulta y expresar libremente las diferentes visiones y opiniones.