MARCO ESTRATÉGICO - PLA JOVE
16172
page-template-default,page,page-id-16172,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

MARCO ESTRATÉGICO

Bases del Marco Estratégico para las políticas de juventud

El Marco Estratégico 2017-2026 debe responder a la voluntad de establecer las líneas estratégicas para planificar las políticas de juventud de la ciudad a largo plazo.

Para definirlas, deben tenerse en cuenta las recomendaciones priorizadas fruto del trabajo realizado en el informe “Jóvenes y ciudad: diagnóstico y estrategias en un entorno europeo”, así como sintetizar muchas de las reflexiones surgidas del estudio de las políticas de juventud aplicadas en otras ciudades y países europeos. La ciudad debe posicionarse en cómo combinar mejor tres grupos de aspectos: derechos y valores, políticas de bienestar y procesos de éxito. Además, hay que tener presentes dos aspectos fundamentales: la preocupación por las desigualdades y la necesidad de pensar en clave de trayectorias vitales a la hora de hacer políticas de juventud.

Las bases de este marco estratégico de políticas de juventud para la ciudad de Barcelona deberían ser o estar basadas en:

DERECHOS Y VALORES

Basadas en los derechos y valores de los destinatarios de estas políticas, en los derechos humanos, en los marcos legales que son el fundamento de la acción política en Barcelona, Cataluña y España. Los valores no deben contemplarse como algo estático, sino más bien al contrario. No son tan cambiantes como las preferencias, pero sin duda están sujetos a evoluciones que tienen su origen más allá de nuestras fronteras de ciudad o nacionales.

CONOCIMIENTO

Basadas en el conocimiento, en la evidencia científica y en la evaluación. El conocimiento debe formar parte de las bases para la toma de decisiones en políticas. Esto requiere instrumentos de recogida de información y análisis periódicos que permitan acertar en el diagnóstico, sopesar la oportunidad e idoneidad de las políticas, así como la evaluación del impacto de las mismas.

INCLUSIVAS

Inclusivas, especialmente preocupados por aquellos grupos de población que presentan mayores niveles de vulnerabilidad, eliminando barreras pero fomentando sobre todo mecanismos de protección ante los momentos clave de las transiciones vitales en los jóvenes. Las políticas universales no siempre garantizan esta inclusividad, por lo que es muy recomendable combinarlas con políticas específicas del colectivo joven en riesgo.

PARTICIPADAS

La participación debe entenderse como una forma de apoderamiento y no sólo como una invitación de buena voluntad. Es aconsejable generar mecanismos de participación tanto para aquellos colectivos organizados como para aquellos con menos capacidad auto-organizativa y habitualmente excluidos de los procesos de participación. Hay que distinguir además entre las formas que utilizamos para hacer participar a los interesados en el diseño, la puesta en marcha y la evaluación de las políticas que los afectan, y aquellas otras políticas dirigidas a hacer del joven un ciudadano activo en su comunidad. Ambas son necesarias porque las dos responden a los derechos y los valores que queremos preservar.

INTEGRALES

Integrales, con un enfoque holístico que contemple la colaboración entre los diferentes actores políticos, departamentos del gobierno u otros niveles de decisión pública. La coordinación y la transversalidad en la acción son procesos delicados, de gran carga política que deben gestionarse superando la dimensión jerárquica y optando quizá por modelos de organización más en red.

TRAYECTORIA VITAL

Que incorporen el concepto de trayectoria vital, consideren la complejidad y diversificación de las transiciones a lo largo de la vida del joven, que reconozcan las necesidades específicas que implican y adopten perspectivas longitudinales en el diagnóstico y en la acción política.