TERRITORIO - PLA JOVE
16182
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16182,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Coordinación territorial

Equipamientos y servicios juveniles

Espacio público

Transición ecológica

El eje de territorio responde a la vocación de hacer de la ciudad un lugar para todo el mundo, accesible sin exclusiones por razón de edad. Los 10 distritos y los 73 barrios de la ciudad conforman un territorio con una suma de recursos y espacios para compartir entre las personas jóvenes.

Un entorno favorable es clave para garantizar el máximo desarrollo de los jóvenes, puesto que es donde se encuentran las herramientas, los recursos y las relaciones necesarias para poder consolidar los proyectos personales y colectivos. La dimensión territorial es el escenario que debe facilitar el crecimiento, la participación, la relación y el cuidado de los jóvenes y debe garantizar los mecanismos oportunos para que la interacción que desarrollan los jóvenes en su día a día, en su barrio, en la ciudad, se vuelva significativa y vital. Este eje quiere abordar las diferentes dimensiones que afectan la vida de las personas jóvenes en el territorio, poniendo en relación los diferentes recursos que trabajan, directa o indirectamente, con la población juvenil e incorporando a las personas jóvenes como protagonistas en la transformación de las cuestiones de su territorio que les afectan individual y colectivamente. Recalcar la importancia de recuperar el espacio público como ámbito de relación, de sociabilización y de intervención con la juventud; para ello debe facilitarse el acceso y el apoderamiento del espacio público, legitimando los usos que hacen de él los adolescentes y los jóvenes. Finalmente, este eje plantea asimismo promover políticas y acciones para la mejora de las condiciones de sostenibilidad urbana: consumo, contaminación acústica, energía, movilidad, participación o residuos. Contempla la capacidad transformadora del colectivo joven con el fin de cuidar del entorno más inmediato promoviendo un cambio de modelo más sostenible y respetuoso con el medio ambiente y las personas.

Coordinación territorial

El objetivo de este ámbito es que los profesionales de juventud mejoren su forma de trabajar a partir de tres elementos: la información, extraída de estudios y análisis de la realidad juvenil; la formación, a través de sesiones programadas con las diferentes áreas del Ayuntamiento (salud, género, cultura, etc.), y la coordinación, de manera que haya intercambio de conocimientos, buenas prácticas y preocupaciones por parte de los profesionales que trabajan en los diferentes servicios de juventud. La finalidad es desarrollar una cultura de trabajo en red para establecer pequeñas alianzas entre los profesionales de los diferentes barrios, distritos o a nivel de ciudad para unir esfuerzos y crear sinergias.

Equipamientos y servicios juveniles

Los equipamientos juveniles deben formar parte de una red de trabajo coordinada, en que la oferta de recursos y servicios sea lo más coherente y adaptada posible a las necesidades de cada territorio, distrito y barrio. Por esta razón, este Plan se ha propuesto llevar a cabo la elaboración de un Plan de Equipamientos Juveniles, definir modelos de gestión y crear un catálogo de recursos con el fin de dotar de buenas herramientas de trabajo a los equipamientos. Se tendrán muy en cuenta los diferentes niveles de participación de los jóvenes y su capacidad para desarrollar proyectos de forma autónoma en los equipamientos. De esta forma se podrá dar respuesta a diferentes movimientos juveniles y grupos emergentes dentro de la programación de los equipamientos.

Espacio público

Este ámbito es fundamental para entender e intervenir en las dinámicas relacionales de adolescentes y jóvenes. Las medidas del Plan sobre espacio público parten de la preocupación por la falta de referentes legitimados en los usos que los adolescentes y los jóvenes hacen del espacio público.

En este sentido, resulta primordial reflexionar en torno al espacio público, sobre un Plan de usos que tenga en cuenta las necesidades de los adolescentes y los jóvenes desde el punto de vista del ocio, el deporte, la salud, el bienestar y las relaciones.

Transición ecológica

La sostenibilidad es una de las preocupaciones más actuales y también una de las líneas de trabajo más transformadoras. Es lógico que las nuevas generaciones se impliquen y, a la vez, sean uno de los motores del cambio hacia maneras de actuar más sostenibles. Por un lado, porque los jóvenes son los usuarios actuales de medios de transporte alternativos a los más contaminantes, como la bicicleta. Por otro, porque pueden asumir con más facilidad nuevas prácticas de consumo responsable basadas en el intercambio.

No debemos olvidar, sin embargo, que es necesario sensibilizar a los jóvenes en relación con los residuos y el ahorro, dado que son apuestas de la ciudad por un modelo de transición ecológica que lleve a la reducción de los efectos que provocan el cambio climático.