Seguridad y género

La planificación de la seguridad con criterios de género es un objetivo prioritario del Gobierno municipal.

Los estudios demuestran que las mujeres tienen más miedo y más percepción de inseguridad que los hombres, independientemente de la victimización sufrida por cada colectivo. No hay una correspondencia directa entre el número de agresiones sufridas y la percepción de seguridad o de inseguridad. En este sentido, muchas de las agresiones que sufren o pueden sufrir las mujeres generan mucha inseguridad, aunque numéricamente sean escasas. Este miedo es un obstáculo para disfrutar de la libertad y para alcanzar la igualdad real y efectiva.

No se puede responsabilizar a las mujeres íntegramente de su seguridad, lo que puede generar un sentimiento de culpabilidad que refuerza el control social: “eso te pasa por no vigilar el bolso”, “por salir sola” o “por ir por donde no tendrías que ir”... Al contrario, la responsabilidad de la prevención de las agresiones y de garantizar un entorno seguro para las mujeres debe recaer en toda la sociedad y no solo en las mujeres. Es necesario reconocer su sentimiento de miedo como legítimo y garantizar un entorno seguro que las empodere y les dé seguridad y movilidad.

En este sentido, todavía hoy en nuestras ciudades el espacio público está diseñado sin tener en cuenta las necesidades específicas de las mujeres y de las personas más vulnerables.

La mayoría de agresiones sufridas por las mujeres no llegan a conocimiento de la policía. Se requieren, por lo tanto, otros mecanismos de investigación: encuestas específicas, reuniones de grupo, marchas de reconocimiento u otras investigaciones cualitativas. Por este motivo, el Ayuntamiento de Barcelona llevó a cabo, entre el 2013 y el 2014, una auditoría de género para mejorar las políticas municipales sobre la materia.

La sistematización del análisis de la información de encuestas o registros municipales por sexo, el diseño y planificación del espacio público con criterios de género o la extensión de la metodología de las marchas exploratorias son algunos de los resultados de esta auditoría que se han consolidado dentro de la acción municipal.

Así, entre los años 2012 y 2015 se llevó a cabo un análisis específico por género de la Encuesta de Victimización de Barcelona, que generó unos informes ad hoc. A partir del 2016, esta información se incorpora de manera sistemática al informe principal de la encuesta.

Documentación

Auditoría de seguridad y género

La Comisión de Seguridad y Movilidad del día 7 de marzo de 2013 acordó lo siguiente:

Que en el marco del desarrollo del Plan de Seguridad Ciudadana 2012-2015 se impulse la creación de una comisión de trabajo en la que participen, junto con operadores municipales, representantes del Consejo de las Mujeres de Barcelona y de instituciones y entidades especializadas, con el fin de elaborar una auditoría de género y proponer las herramientas metodológicas que permitan incorporar en la gestión de la ciudad y de sus espacios públicos la dimensión del género”.

Por Decreto de Alcaldía de 29 de abril de 2013, la Comisión de Trabajo sobre Seguridad y Género se constituyó el 22 de mayo y se propuso estructurar su trabajo en dos fases iniciales: 1) una primera diagnosis del alcance de conocimiento del que dispone el Ayuntamiento sobre esta materia, y 2) una segunda fase que explore las posibilidades, los costes y las metodologías de cambio e innovación organizacional para desplegar las acciones que se propongan.

La auditoría se focalizó en el espacio público, se presentó una visión comprensiva de la seguridad que incluye aspectos de convivencia, de ilícitos penales, de intervenciones policiales, de movilidad o de usos de los espacios públicos.

La clausura tuvo lugar en otoño del 2014 con la voluntad de incorporar a la organización municipal la planificación de la seguridad con perspectiva de género para mejorar la percepción ciudadana de la seguridad incorporando factores específicos de género.