Empieza la ofensiva contra la contaminación

La Mesa contra la Contaminación del Ayuntamiento de Barcelona se ha reunido esta tarde para hacer balance del Programa de Medidas contra la Contaminación Atmosférica, que se presentó hace seis meses, y para dar a conocer la propuesta de operación en caso de que se dé un episodio de contaminación en la ciudad. Se prevén restricciones de vehículos a partir del 1 de diciembre de 2017 para reducir los niveles de contaminación y situarlos por debajo de la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

A partir del 1 de diciembre de 2017, cuando se declare un episodio, se prevén restricciones de la circulación de los vehículos más contaminantes. Así, el parque móvil circulante que no tenga la etiqueta de la Dirección General de Tráfico tendrá prohibida la circulación entre las 7.00 y las 20.00 horas en todo el ámbito de Barcelona, con la excepción de la Zona Franca, Vallvidrera y las Planes.

Los vehículos de personas con movilidad reducida y de los servicios de emergencias y médicos y funerarios estarán exentos de estas restricciones, mientras que las motos, los camiones, los autobuses y las furgonetas con certificados de emisión de CO2 Euro 1, Euro 2 o Euro 3 tendrán un periodo de carencia en la fase inicial de aplicación.

Para facilitar la aplicación de la medida, a partir del mes de julio se habilitará un sistema automático de avisos que alertará sobre la puesta en marcha y desactivación de los episodios de contaminación y que se podrá descargar desde el web de Calidad del Aire. Esta web ya dispone de una aplicación para facilitar información sobre la etiqueta correspondiente a cada vehículo según su matrícula.

La teniente de alcaldía de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, ha asegurado que estas medidas “son un paso adelante para preparar la ciudad y garantizar el derecho a la salud de todas las personas”, previo a las medidas estructurales que se implantarán en el futuro.

Paralelamente, se está trabajando en otras medidas como, por ejemplo, la restricción en la zona de bajas emisiones (ámbito entre rondas) de manera permanente y progresiva en los vehículos más contaminantes a partir del año 2020, o mecanismos para dificultar el aparcamiento de estos vehículos.