¿Qué pasa si la persona arrendadora no te devuelve la fianza?

05/03/2020 - 15:47 h

Assesoria d'Habitatge Compartit per a Joves

Vivienda. A menudo, cuando nos marchamos del piso de alquiler encontramos que el propietario o propietaria no nos devuelve la fianza, entonces es cuando surge la pregunta: ¿Qué tengo que hacer para que me la devuelva?

El artículo 36 de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) establece la obligación del propietario o propietaria de una vivienda de pedir al inquilino una cantidad de dinero en concepto de fianza con el fin de hacer frente a deudas impagadas o desperfectos en la vivienda, siempre que éstos excedan del desgaste de uso de la misma.

Esta cantidad que, tiene que ser equivalente a una mensualidad de renta, y que puede verse incrementada en un máximo de dos mensualidades más en concepto de garantías adicionales, se entrega al firmar el contrato de alquiler y la persona arrendadora nos la ha de devolver una vez finalizado el contrato. El propietario o propietaria nos la devolverá integra siempre que no haya desperfectos en la vivienda y no quede nada pendiente de  pagar.

Desgraciadamente muchas veces ocurre que, al acabar el contrato de alquiler, no nos devuelven la fianza. Es importante, saber cómo actuar en estos casos.

Primero, tenemos que esperar un mes desde la fecha de la resolución del contrato de alquiler. Una vez pasado este mes, la LAU nos dice que la cantidad se podrá reclamar y, además, ésta empezará a generar intereses legales.

¿Qué son los intereses legales?

Los intereses legales son el porcentaje que se añade a un dinero que te deben y no te pagan. Cuanto más tiempo tarde la persona propietaria en pagar la fianza  más intereses se generarán. Actualmente el interés legal del dinero se encuentra a un 3%.

Una vez pasado este mes, si no nos han devuelto la fianza, podemos iniciar el procedimiento para reclamarla.

Primero, escribiremos al propietario para intentar que nos devuelva la fianza de forma pacífica. Esta comunicación la podemos hacer vía correo electrónico o por medio de carta. Si queremos que quede constancia fehaciente de que hemos reclamado la fianza, lo mejor será que nos acerquemos a correos y enviemos un burofax.

Si, a pesar del envío de la comunicación, la persona arrendadora sigue sin pagar, podremos dirigirnos al juzgado (si sois de Barcelona, a la Ciudad de la Justicia) para interponer una reclamación judicial. Si la cuantía que reclamamos es inferior a 2.000 €, podremos hacerla sin abogado, sólo tendremos que rellenar una instancia explicando qué ha pasado y adjuntando toda la documentación.

En la reclamación judicial es muy importante que conste claramente el domicilio del propietario o propietaria que nos tiene que devolver la fianza. Pero, ¿qué pasa si no conocemos el domicilio? En este caso, podemos comunicarlo al juzgado y pedir que lo busquen, eso si, al menos tendremos que contar con el nombre completo y su DNI.

Una vez acabado el procedimiento, tendremos una sentencia que declare que la persona propietaria tiene que devolvernos la fianza más todos los intereses generados. Si la persona propietaria no hace caso, tendremos que hacer otro escrito al juzgado comunicando esta situación. El juzgado le reclamará y obligará a pagar. Para hacer este escrito de reclamación, una vez tengamos la sentencia, tenemos un plazo de cinco años.

Ante dudas vinculadas a tu contrato de alquiler puedes pedir cita previa con la Asesoría de Vivienda compartida para jóvenes contactando con cualquier Punto infoJOVE de la ciudad.