Nuevo protocolo para la Sagrera

11/07/2013 - 00:00

El Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat y el Ministerio de Fomento, a través de Adif, han firmado un protocolo de intenciones por el cual se establecen las bases para desencallar el proyecto de la estación intermodal de la Sagrera. El protocolo prevé abaratar costes y ceder la gestión de la zona comercial de la estación a un inversor privado



Vídeo ‘Nuevo protocolo para la Sagrera’


La estación de la Sagrera será una realidad. Así lo garantiza el protocolo de intenciones que han firmado el Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat de Catalunya, el Ministerio de Fomento y Adif, por el cual se desencalla el proyecto gracias a la racionalización de los costes y a un nuevo modelo de financiación.


Así, después de seis meses de reuniones entre el Consistorio y Adif para garantizar la viabilidad de las obras de la estación, se ha establecido un coste máximo de 650 millones de euros, 150 millones menos que en la última estimación, de 800 millones. Esta cifra se ha reducido porque se han reconsiderado partes de la estación que comportaban presupuestos elevados, sin modificar, sin embargo, el esquema ferroviario. Es el caso de la modificación de la cubierta, la supresión de elementos ornamentales o la optimización de las instalaciones.

También se establece una nueva fórmula de financiación, a través de un operador privado que gestionará la superficie comercial, un modelo similar al del aeropuerto. Esta concesión, a 60 años, permitirá obtener un beneficio entre 300 y 350 millones de euros. Se prevé que en un año y medio se licite el concurso para esta gestión.

En este sentido, el Ayuntamiento ha elaborado un plan de negocio que entregará a Adif y donde se evalúa el modelo que habrá que desarrollar en la zona comercial de los vestíbulos de la estación y al edificio situado cerca, al lado de montaña. Las dos partes se comprometen también a colaborar activamente para localizar posibles operadores interesados.

Un protocolo histórico

Según el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, el protocolo firmado es “histórico”, ya que desencalla un proyecto que tiene que ser “un nodo de comunicaciones y de transporte, pero también un área de desarrollo económico, comercial, urbanístico y sobre todo social, dirigido a mejorar el bienestar y la calidad de vida de las personas”.

En este sentido, el conseller de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya, Santi Vila, ha recordado que “la llegada del ferrocarril es siempre sinónimo de progreso. Aquí, también es una magnífica oportunidad de hacer ciudad nueva y de mejorar la movilidad”, tanto de la ciudad como de Catalunya.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha explicado que se trata de un acuerdo “basado en la responsabilidad y el rigor”, destinado a “mejorar la calidad de vida, respetando el entorno y teniendo en cuenta los recursos disponibles” y que, además, tendrá un “retorno productivo”.

Urbanización de los alrededores

El protocolo también prevé la mejora de los mecanismos para sufragar las actuaciones en torno a la estación, que prevén la construcción de un gran parque urbano de casi 38 hectáreas, donde se harán oficinas, comercios, equipamientos y viales.

Adif ya dispone de 255 millones, que sumados a los 350 previstos, permitirán la financiación de las obras.

Éstas obras se reemprenderán de inmediato.