Sants era un antiguo municipio del llano de Barcelona que en el siglo XIX vivió una transformación importante: se convirtió en núcleo obrero a raíz de la instalación de fábricas textiles, como el Vapor Vell o la Espanya Industrial. Durante aquella época también fue anexionado a Barcelona. Aun así, todavía hoy no ha dejado de reivindicar la idiosincrasia que lo diferencia del resto de la ciudad, y que se refleja también en su fiesta mayor.

Una de las características principales de la fiesta es que las asociaciones de vecinos y vecinas del barrio adornan plazas y calles. Pero también es importante la presencia de la cultura popular

con expresiones variadas —gigantes, castellers, diables, etc.—, porque Sants cuenta con entidades y organizaciones de muchos tipos que las promueven. Y, como en toda fiesta mayor, no faltan los bailes, las grandes comidas colectivas, los conciertos de habaneras, los talleres infantiles, las ferias, etcétera.

Motivo

La fiesta se celebra en honor de san Bartolomé, patrón de la villa (24 de agosto). Según el legendario barcelonés, vivió su martirio en Sants, como muchos cristianos más de estas regiones, en la época del emperador Diocleciano. A san Bartolomé le arrancaron la piel, y seguramente por eso es considerado patrón de los oficios relacionados con el trabajo de la piel, como los curtidores, los noqueros o los zurradores.

Orígenes

Las primeras noticias que tenemos de la Fiesta Mayor de Sants son de mediados de siglo XIX, cuando se organizaban bailes como el de Serrallonga o el de bastons, además del baile de Sant Bartomeu, en el que participaban soldados romanos, dos ángeles y un demonio que llevaba una especie de instrumento con el que jugaba a golpear al público.

Actos destacados

  • Pasacalle y baile de gigantes. La fiesta empieza con un pasacalle en el que la Colla de Geganters de Sants, la Banda de Música del Triangle y los Tabalers de Sants dan un paseo por el barrio hasta llegar al parque de la Espanya Industrial. Una vez allí, los gigantes ofrecen un baile que precede a la lectura del pregón inaugural.
  • Ofrenda floral a san Bartolomé. El día de la festividad empieza con una ofrenda floral en la parroquia de Santa Maria, en honor del patrón. Se encargan de ello las comisiones de fiestas de las calles y los Castellers de Sants, que levantan un pilar de homenaje al santo. Después se hace una ofrenda floral en el Mercado de Sants.
  • Bailes populares. Durante los días de celebración, se celebran diversas audiciones y bailes de sardanas. Se llevan a cabo en un buen número de calles del barrio, y van a cargo de coblas invitadas por cada comisión de fiestas.
  • Premios a las calles adornadas. Las fiestas de Sants son conocidas por el adorno de plazas y calles, una actividad que se hace desde hace más de cien años. Las comisiones de calles preparan la decoración durante todo el año, con temáticas y materiales que nunca dejan de sorprender. Para conservar esta tradición, cada año se otorgan premios a las calles mejor adornadas en una ceremonia que tiene lugar en el parque de la Espanya Industrial.
  • Correfoc. Por la tarde salen los diables más jovencitos, que llevan a cabo un correfoc infantil por las calles principales de la antigua villa. Por la noche, los diables adultos, junto con el bestiario de fuego del barrio, hacen un gran correfoc.
  • Final de fiesta. La fiesta se acaba con un espectáculo piromusical en el parque de la Espanya Industrial y un concierto de la Banda Municipal la semana siguiente, en el mismo parque.

Ver menos

Encuentre más información de la Fiesta Mayor en la web de Cultura Popular

  • Contenidos multimedia
  • Motivo de celebración
  • Actos destacados
  • Elementos de interés
  • Organizadores y más