Esta Semana Santa, quédate también en casa

03/04/2020 - 09:28

COVID-19. La Guardia Urbana y los Mossos d’Esquadra reforzarán los controles policiales en las salidas de Barcelona para garantizar que solo se desplacen las personas que están autorizadas a hacerlo.

Esta semana han entrado en vigor nuevas medidas de restricción de la movilidad, que han provocado el mayor descenso de desplazamientos registrado hasta la fecha, con un descenso del -80,4 % del tráfico privado. La accidentalidad se ha reducido en un -89,4 %.

Con la llegada de la Semana Santa, el Ayuntamiento de Barcelona pide a toda la ciudadanía no desplazarse si no es por motivos de extrema necesidad o por servicios esenciales.

Dada la emergencia sanitaria provocada por la COVID-19 y en aplicación del real decreto de estado de alarma (RD 463/2020), el Gobierno municipal recuerda a la ciudadanía la obligación de quedarse en casa y pide que este año no se produzca ninguna “operación salida”.

Para garantizar que no se realizan desplazamientos no autorizados, la Guardia Urbana de Barcelona y los Mossos d’Esquadra pondrán en marcha un dispositivo específico que consistirá en reforzar los controles en las principales salidas de la capital catalana. Un total de 136 agentes de los dos cuerpos policiales se desplegarán en una decena de puntos de acceso durante diferentes días para velar por el cumplimiento de las restricciones de movilidad decretadas.

Un 80 % menos de coches y un 89 % menos de accidentes en la ciudad

El Ayuntamiento de Barcelona sigue agradeciendo el esfuerzo que ya están haciendo miles de personas cada día por no moverse de sus domicilios.  Esta semana han entrado en vigor las nuevas medidas de restricción de la movilidad aprobadas del Gobierno central el 29 de marzo y que han provocado el mayor descenso de desplazamientos registrado hasta la fecha en la ciudad.

En el caso del tráfico privado, el descenso diario global de Barcelona (0.00 h-24.00 h) se ha situado en un -80,4 % de reducción.

Durante las horas punta del jueves 2 de abril (7.00 h-10.00 h) se ha contabilizado una disminución del tráfico del -78,1 %. Por ámbitos, en hora punta: ha bajado la circulación un -79,7 % en los accesos, un -79,9 % en el interior de la ciudad y un -71,1 % en rondas de Barcelona.

Cabe recordar que el pasado lunes 16 de marzo, primer día laborable tras la declaración del estado de alarma, las reducciones en esta misma franja horaria fueron de un -41,5 % en los accesos, de un -44,6 % en el interior de la ciudad y de un -39,8 % en las rondas.

El descenso de la movilidad también ha supuesto una importante caída de la accidentalidad en la ciudad, que se ha reducido en un -89,4 % entre el 16 y el 29 de marzo de 2020, en relación con las últimas dos semanas de marzo del 2019. En total ha habido 42 accidentes, todos ellos de carácter leve.

Transporte público gratuito y descenso del número de personas usuarias

En el caso del transporte público, el día 2 de abril entró en vigor la suspensión temporal del pago para aquellas personas que deban utilizarlo por actividades o servicios esenciales e inaplazables. En el primer día de aplicación, siguió el descenso de la afluencia de personas usuarias a los servicios de transporte.

A las 7.00 horas el pasaje en el metro bajó en un -77,3 %, y a las 9.00 horas esta disminución se situó en el -90 %. El autobús se sitúa en torno al -95 %.

El resto de los operadores de transporte público, Renfe-Cercanías, Ferrocarriles de la Generalitat (FGC) y Tram, también se mantienen con cifras similares con descenso del pasaje de entre el -91 % y el -95 %.

Para garantizar que el transporte público solo se utiliza por actividades y servicios esenciales, la Guardia Urbana de Barcelona y los Mossos d’Esquadra mantienen activado un dispositivo conjunto con el objetivo de velar por que los desplazamientos solo sean efectuados por las personas que pueden hacerlo, de acuerdo con la normativa vigente. Los controles se harán en diferentes ámbitos de las redes de transporte, desde intercambiadores hasta puntos de acceso.

Los servicios de taxi en la calle siguen con reducciones del -95 %, y la disminución de la movilidad en bicicleta y vehículos de movilidad personal ya se sitúa en el -93 %.

Además, desde el inicio de la crisis de la COVID-19, las empresas de transporte de viajeros por carretera que operan en la estación Barcelona Nord han adoptado las medidas decretadas por el estado de alarma, lo que ha comportado la reducción del número de llegadas y salidas. El volumen diario se ha reducido progresivamente hasta un -82 %. En el caso de las líneas con viajes internacionales, estas han sido canceladas al 100 %. La estación Barcelona Nord efectúa protocolos de seguridad e higiene en todas sus instalaciones.

Hay que recordar que las nuevas medidas de restricción de la movilidad vinculadas al estado de alarma establecen que solo se pueden hacer desplazamientos por causas inaplazables, como:

  • Adquirir alimentos, medicamentos y elementos de primera necesidad.
  • Asistir a los centros sanitarios.
  • Desplazarse al puesto de trabajo en el caso de los servicios esenciales.
  • Volver al lugar de residencia.
  • Asistir a personas mayores, menores y dependientes.
  • Desplazarse a entidades financieras.
  • Causa de fuerza mayor.

Si se hacen desplazamientos, estos deben realizarse individualmente, excepto si se acompaña a personas con discapacidad o por alguna otra causa justificada.

Puedes consultar toda la información municipal sobre la COVID-19
en el web desdecasa.barcelona