Barcelona creará nuevos espacios para mejorar la detección de problemas de salud mental entre la juventud

14/11/2017 - 16:01

Entre el 10% y el 20% de la población de Barcelona, aproximadamente, tiene algún problema de salud mental. Los problemas de salud mental son más frecuentes entre las mujeres adultas y mayores, entre las personas desempleadas y entre las clases sociales y zonas más desfavorecidas.

Entre el 10% y el 20% de la población de Barcelona, aproximadamente, tiene algún problema de salud mental. Los problemas de salud mental son más frecuentes entre las mujeres adultas y mayores, entre las personas desempleadas y entre las clases sociales y zonas más desfavorecidas.

El Plan de Salud Mental 2016-2022 llega a su primer año de vida con el 82% de las medidas en marcha y con la intención de mejorar la formación del personal municipal para detectar precozmente problemas de salud mental entre la población. Entre 2011 y 2016 se ha registrado un aumento de los problemas de salud mental, sobre todo entre las chicas adolescentes y los hombres adultos Las cifras, de hecho, han empeorado en los últimos años, según los datos de diversos estudios que el Ayuntamiento ha recogido en el informe monográfico La salud mental en Barcelona. El trabajo coincide con el primer año de vida del pionero Plano de Salud Mental 2016-2022 y corrobora su plena vigencia y necesidad. El género y sobre todo la situación socioeconómica (definida por el nivel de estudios, de empleo o el distrito de residencia) explican en gran parte el riesgo de desarrollar algún problema de este tipo, con diferencias de hasta diez puntos porcentuales en aquellos casos en qué la situación es más precaria.

En concreto, entre los años 2012 y 2016, la prevalencia de los problemas de salud mental pasó del 5,3% al 12,3% entre las chicas que estudiaban 4 t de ESO y del 6,7% al 10,5% entre las que cursaban 2º de Bachillerato. Entre los chicos las prevalencias respectivas pasaron del 6,0% al 9,7% para los más jóvenes y del 5,4% al 6,0% para los mayores. La edad es importante, porque aunque durante la primera infancia son los chicos los que presentan una peor salud mental, la tendencia cambia a partir de la adolescencia y se establece una diferencia que se mantiene en la edad adulta y se acentúa a partir de los 45 años. En la población infantil destacan especialmente los problemas de atención e hiperactividad, mientras que con la llegada de la adolescencia se suman los problemas de conducta y una elevada prevalencia de problemas emocionales entre las chicas.

Consciente de esta situación y de la repercusión que la crisis económica puede haber producido sobre la salud mental de mucha gente, el Ayuntamiento de Barcelona ya presentó en julio del 2016 el Plan de Salud Mental 2016-2022, el primero de sus características a la ciudad y que contó con la participación de asociaciones y entidades especializadas. Entre sus principios rectores hay un mayor impulso a las actuaciones preventivas y de promoción de la salud mental; la focalización de los esfuerzos en la atención a niños, adolescentes y jóvenes; el apoyo a la plena inclusión de las personas diagnosticadas de trastorno mental y el inicio de acciones en los barrios con especiales dificultades y en situación de desigualdad.

En base al aprendizaje que han permitido hacer diferentes experiencias en la ciudad, el Ayuntamiento de Barcelona tiene previsto abrir durante las próximas semanas hasta cuatro Espacios de Consulta Joven en los distritos con peores indicadores sociales y de salud. Se tratará de espacios comunitarios para adolescentes y jóvenes, que atenderán consultas presenciales o telefónicas sin necesidad de pedir cita previa, creados con el objetivo de dar respuesta a las necesidades de atención y de los posibles casos de padecimiento psicológico y/o emocional que pueden aparecer en el contexto escolar, familiar o comunitario de los jóvenes de entre 12 y 21 años, dirigidos por profesionales especializados en salud mental.