El proyecto RADARS llega a 49 barrios de la ciudad

El proyecto RADARS llega a 49 barrios de la ciudad

RADARS. Cierra en el 2019 con un récord de personas atendidas y una red consolidada para ayudar a paliar la soledad no querida

Cierra en el 2019 con un récord de personas atendidas y una red consolidada para ayudar a paliar la soledad no querida

El proyecto RADARS crece año tras año y se consolida como un programa de acción comunitaria eficaz para detectar y abordar las situaciones de soledad no querida de las personas mayores. RADARS se ha implementado en 49 barrios de la ciudad, ha atendido a 2.249 personas y cuenta con 3.853 comercios, farmacias y vecinos adheridos al proyecto.

En el 2019, Radars ha llegado a siete barrios que no contaban con esta actuación hasta ahora: Can Peguera y Turó de la Peira, Poblesec y Font de la Guatlla, y Ciutat Meridiana, Torre Baró y Vallbona. Y también ha incrementado un 28% el número de personas atendidas respecto del 2018.

Otro de los datos que hay que destacar del 2019 son las 18.090 llamadas que han realizado las 188 personas voluntarias del proyecto, con el objetivo de mejorar el estado de ánimo de las personas mayores, establecer un vínculo de confianza y animarlas para que salgan de casa para vincularse a la comunidad. En este sentido, por toda la ciudad se han organizado una treintena de actividades dirigidas a mejorar las relaciones sociales de las personas usuarias y ayudarlas a reconectar con su entorno más próximo.

Por otra parte, las acciones de sensibilización hacia la población sobre la problemática de la soledad no querida y sus consecuencias han propiciado que el proyecto RADARS cuente con 3.853 comercios, farmacias y vecinos, así como con decenas de entidades y asociaciones que, a través de las Mesas RADARS, participan en la lucha contra la soledad no querida desde los barrios.

Crece el número de personas mayores solas El Informe de salud en Barcelona 2018, publicada por la Agencia de Salud Pública, afirma que la población más mayor de 64 años crece progresivamente y ha alcanzado la cifra más elevada desde 2001. Además, el número de personas de más de 64 años que viven solas llega a un máximo histórico (14,8% hombres y 27,8% mujeres). Otro dato relevante es que el 16,6% de los hombres y el 30,5% de las mujeres mayores de 64 años afirman que en los últimos 12 meses han sentido que les falta compañía a menudo o algunas veces.

Estos datos reafirman la necesidad de trabajar para paliar los efectos de la soledad no querida, ya que se trata de un problema real y creciente a la ciudad de Barcelona.