La supermanzana de Sant Antoni disminuye en un 82 % el paso de vehículos

El vecindario ha celebrado una fiesta para estrenar la segunda fase de obras de la supermanzana de Sant Antoni, que ha finalizado recientemente.

Por la supermanzana de Sant Antoni, que incluye las calles del Comte Borrell, Tamarit y el Parlament, se respira ahora un aire más limpio.

La contaminación se ha reducido un tercio con respecto a presencia de NO2 en el aire y han bajado un 4 % las partículas en suspensión (PM10).

La circulación es otro aspecto donde se ha mejorado notablemente. En la calle del Comte Borrell pasan un 82 % menos de vehículos, ya que han dejado de utilizarlo unos 6.000 —de los 7.216 a los 1.266—.

El aumento de peatones también es destacable, ya que ahora hay un 28 % más de personas que pasean diariamente, juegan y hacen actividades en la supermanzana. También hay menos contaminación acústica, de modo que se favorece el descanso de los vecinos y vecinas.

La fiesta de estreno del tramo final de la supermanzana de Sant Antoni, que contó con la presencia de la teniente de alcaldía de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad, Janet Sanz, estuvo acompañada de una programación de actividades y talleres dirigida al vecindario del barrio.

Los comercios sacaron sus tiendas a la calle e hicieron talleres para niños y niñas y familias sobre jardinería sostenible, calidad del aire y movilidad. Además, tuvo lugar la tradicional escudella solidaria de navidad, acompañada de una actuación musical.