Le informamos de que, por trabajos de mejora en las infraestructuras tecnológicas del Ayuntamiento de Barcelona, este fin de semana la Sede Electrónica, la Guía BCN, la Oficina Virtual de Trámites, el Servicio de Atención en Línea al Ciudadano y la Agenda 500 estarán fuera de servicio. También pueden verse afectados otros servicios de esta web.

El horario previsto de esta actuación es desde el sábado, a las 15.00 horas, hasta el lunes, a las 00.00 horas.

Disculpe las molestias que le podamos ocasionar.

Flama: El monumento a los valores republicanos

El 12 de abril de 1936, el ayuntamiento republicano inauguró en el cruce del paseo de Gràcia con la avenida Diagonal (entonces avenida del 14 d'abril) un monumento constituido por una columna de 19 m de altura con la estatua Flama (Llama) en el extremo superior –de Josep Viladomat– que conmemoraba la República, y un medallón en la base –de Joan Pie– en homenaje a Francesc Pi i Margall, uno de los presidentes de la 1.ª república.

En 1939 el ayuntamiento franquista cambió el sentido del monumento: bautizó el emplazamiento con el nombre de plaza de la Victoria, transformó la columna en un obelisco militar, retiró la escultura republicana y el medallón, y encargó a Frederic Marés una escultura que conmemorara el triunfo militar.

En el año 1981, la plaza se rebautizó con el nombre de Joan Carles I, y se borró el sentido original republicano del monumento. El año 2017 el Ayuntamiento de Barcelona recuperó la denominación popular de la plaza: «El Cinc d’Oros».

En 1990, la escultura republicana Flama había vuelto al espacio público de la ciudad al ser instalada en esta misma plaza de la República, entonces denominada plaza de Llucmajor, después de permanecer todos aquellos años olvidada en un almacén municipal, primero, y haber pasado por diferentes emplazamientos del distrito, como la plaza de Sóller, después. En la nueva instalación, el monumento no iba acompañado de ninguna placa o señalización que lo identificara como monumento a Pi i Margall y la República, de modo que se mantuvo en el anonimato más absoluto, lo que expresaba la tendencia a encubrir las referencias republicanas de la ciudad, y su valor ético y político desaparecía.

En torno al cambio de siglo, periodistas, historiadores y entidades empezaron a reivindicar que el monumento fuera señalizado y nominado, un objetivo que se alcanzó en 2012. La persistencia de los vecinos y vecinas del barrio contribuyó a lograr que el monumento haya continuado en dicho lugar.

El año 2016, el Ayuntamiento de Barcelona, haciéndose eco de la demanda de las entidades, cambió el nombre de la plaza y la denominó plaza de la República en homenaje a los valores de igualdad, libertad y fraternidad. La actual plaza de la República es el centro neurálgico de Nou Barris, pero lo es, sobre todo, porque aquí se encuentra la imagen visual más potente y con más fuerza simbólica del distrito: el monumento a la República.

Fecha de inauguración:
14/04/2019
Distrito:
Nou Barris
Flama: El monumento a los valores republicanos

Comparte este contenido