La Barcelona prohibida y censurada

El libro ‘Barcelona. Fotos prohibidas’, una historia inédita de la ciudad a través de sus luces y sus sombras. Fotografías de manifestaciones, revueltas, bajos fondos, turismo, olimpiadas, el atentado de La Rambla, las cargas policiales del 1-O... ofrecen en la obra todas las caras de la ciudad.

Barcelona. Fotos prohibidas, coeditado por La Fàbrica y el Ayuntamiento de Barcelona, presenta una selección de fotografías que narran una historia inédita sobre la ciudad de Barcelona. Se trata de imágenes políticamente incorrectas, irreverentes, robadas, censuradas, las cuales ofrecen la oportunidad de descubrir los diferentes prismas de una ciudad internacional.

La obra cuenta con las obras de casi cuarenta autores que han retratado la ciudad y sus personajes desde los años cincuenta hasta la actualidad. Es un relato que convierte al espectador en voyeur y que lo conduce por los sitios más oscuros de la ciudad y por algunos de los acontecimientos que, en la historia más reciente, han alterado la vida, el espíritu e incluso la geografía.

El volumen, editado en catalán y castellano conjuntamente, con prólogo del escritor Rodrigo Fresán y diseño de Ricardo Feriche, cuenta con imágenes de Samuel Aranda, Manel Armengol, David Armengou y Marcela Miret, Lluís Artús, Pilar Aymerich, Santiago Bartolomeu, Consuelo Bautista, Xavi Bertral, Robert Bonet, Jordi Camí, Julio Carbó, Joan Colom, Pep Cuntíes, Pepe Encinas, Ángel García, Mariona Giner, Mariano Herrera, Marc Javierre, César Lucadamo, Kim Manresa, Julián Martín Cuesta, Jesús Martínez Atienza, Jordi Mestre, Samuel Navarrete, Kike del Olmo, Francisco Ontañón, César Ordóñez, Carlos Pérez de Rozas, Jordi Pizarro, Joan Pla, Jordi Pol, Elena Ramón, Robert Ramos, Sergi Reboredo, Pérez de Rozas, Txema Salvans, Marta Sentís, Fran Simó i Xavier Torres-Bacchetta.

Una ciudad, muchos prismas

Este libro rescata imágenes que en su momento no pudieron ver la luz a causa de la censura y que hoy recuperan la vigencia en un momento en que la ciudad es foco de interés mundial. Además, junto con estas imágenes de archivo, Barcelona. Fotos prohibidas repasa los acontecimientos más recientes, duros y complejos de la historia de la ciudad, como el atentado de La Rambla en agosto del 2017 o las cargas policiales del 1 de octubre.

La Barcelona más rebelde y reivindicativa tiene una presencia importante en este volumen, con fotografías de Manel Armengol, Robert Bonet, Consuelo Bautista, Elena Ramón, Robert Ramos, Julio Carbó, Jordi Pizarro o Pilar Aymerich. El libro dispone de imágenes de la ciudad desde los años cincuenta, algunas de los setenta —cuando los ciudadanos salían a la calle a reclamar el Estatuto de autonomía o clamaban a favor de la libertad sexual—, sin olvidar las protestas del 15-M y las cargas policiales de antes y las de ahora.

La Barcelona oscura de los burdeles y de los clubes nocturnos también tienen su espacio en este libro. Prostitución, locales de camareras y de bajos fondos son protagonistas en las instantáneas de Txema Salvans, Pepe Cuntíes, Mariona Giner, Kim Manresa o Joan Colom, con sus imágenes de la prostitución del Raval en los años sesenta y noventa del siglo XX.

Samuel Aranda cubrió para The New York Times uno de los peores atentados terroristas que ha sufrido la ciudad, el de La Rambla en agosto del 2017. También dejaron un duro testimonio del atentado fotógrafos como David Armengol y Marcela Miret. Son, sin duda, algunas de las imágenes más crudas de este volumen. El atraco de una sucursal del Banco Hispano Americano —captado por Robert Ramos—, una fotografía de Elena Ramón de un homicidio en plena calle o los estragos de la drogadicción, desde la mirada de Sergi Reboredo, completan la crónica negra de la ciudad incluida en este libro.

En contraste con todo ello, encontramos una galería de turistas y de pobladores de las playas de Barcelona fotografiados por autores como Fran Simó, Lluís Artús, Julio Carbó o Pepe Encinas. Y, junto a estas, varias imágenes de la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de 1992 con la actuación del arquero paralímpico Antonio Rebollo, un hito de la historia y del desarrollo de la ciudad.

El movimiento okupa, el top manta, lugares con una personalidad única como el Barrio Chino o los protagonistas de la historia política y cultural de la ciudad de las últimas décadas, también componen esta Barcelona que, en palabras de Rodrigo Fresán, “trasciende las diferentes décadas y conecta con las divinas y esplendorosas decadencias del Berlín de los años veinte, Los Ángeles de los cuarenta, el Nueva York de los cincuenta y el Buenos Aires de los setenta del siglo pasado, metrópolis iluminadas en su momento por la más encantadora de las luces negras”.