Plan de choque para impulsar el comercio en Gràcia

Se trata de 68 medidas divididas en tres líneas estrategias: proteger el comercio de proximidad, potenciar la competitividad, la innovación y la transformación digital y fomentar el asociacionismo comercial.

Se trata de 68 medidas divididas en tres líneas estrategias: proteger el comercio de proximidad, potenciar la competitividad, la innovación y la transformación digital y fomentar el asociacionismo comercial.

El Distrito de Gràcia pone en marcha un Plan de choque de apoyo al comercio de proximidad a los barrios del distrito para poder acompañar el tejido comercial y  la restauración en el actual contexto social y económico.

En la situación que vive la ciudad se hace imprescindible el impulso de un modelo de colaboración con todos los agentes de los barrios, el vecindario, el comercio, el tejido asociativo y la administración para poder superar esta etapa y preservar el valor añadido que aporta el comercio de proximidad a la ciudad.

Según el último censo comercial, el distrito de Gràcia cuenta con un total de 5.460 comercios, una buena parte concentrados en el barrio de la Vila de Gràcia (3.277), el segundo barrio de la ciudad con más comercio.

El Plan de choque de apoyo al comercio, que consta de 68 medidas, tiene como objetivo reactivar, impulsar y consolidar el tejido comercial del distrito de Gràcia tanto desde la vertiente económica como la social.

Las medidas se engloban en 3 líneas estratégicas:

  1. Reactivar, preservar y fortalecer el comercio de proximidad a todos los barrios del distrito de Gràcia.
  2. Fomentar la competitividad, la innovación y la transformación digital del comercio.
  3. Apostar por el asociacionismo comercial como la mejor fórmula para sumar esfuerzos.

El comercio de proximidad de Gràcia, un modelo que hace falta reactivar, preservar y fortalecer

Ésta primera línea estratégica trabaja para gestionar el impacto económico y por la incorporación de medidas que permitan una resiliencia mayor del comercio y la restauración, muy afectados, en la actual crisis sanitaria y social, en términos de empleo y viabilidad económica. En este sentido se ponen en marcha diferentes medidas para hacer posible  que los comerciantes y restauradores puedan acceder a los recursos públicos que se han puesto a disposición para garantizar la liquidez de sus actividades. Entendiendo que la reactivación económica podrá acompañar la recuperación de vida a los barrios del distrito.

Competitividad, innovación y transformación digital: la clave de bóveda para modernizar el comercio

La ciudad en general y el distrito en particular ponen a disposición del tejido comercial herramientas para potenciar y facilitar la transformación digital de comercios y restauración de barrio y así poder aprovechar las ventajas competitivas de la actividad en internet, a la vez que podrán dar una mejor respuesta a las nuevas necesidades del consumidor o consumidora digital de la ciudad de Barcelona. Se trata de mejorar el nivel de madurez y competitividad de los comercios de proximidad.

El asociacionismo comercial, la mejor fórmula de sumar esfuerzos por multiplicar éxitos Los objetivos de esta línea estratégica son de una parte, la promoción del asociacionismo comercial y la cooperación empresarial del comercio local para prestigiar las asociaciones de comerciantes, y de la otra, promover las actuaciones conjuntas entre las entidades de comerciantes.

Una estrategia de ciudad adaptada en cada territorio

El Ayuntamiento de Barcelona a través de la Dirección de Comercio y Barcelona Activa y con la colaboración de los 10 distritos de la ciudad, han promovido diferentes campañas, subvenciones y ayudas desde el inicio de la pandemia para acompañar el comercio de proximidad y la restauración de barrio de la ciudad, dos de los sectores que han recibido un impacto más severo debido a la crisis económica y social.

En el distrito de Gràcia, todas las medidas enmarcadas en las tres líneas estratégicas han tenido tres fases diferenciadas. Una primera entre los meses de abril y junio de 2020, con medidas para favorecer las economías familiares, flexibilización de las tasas municipales, ayudas a autónomos, servicios de asesoramiento laboral e incentivos para rebajar los precios de los alquileres de los locales comerciales. Durante estos meses se mandó también la campaña a todos los distritos “Ahora más que nunca estamos con el comercio de barrio”.

Ahora nos encontramos en la segunda fase de despliegue de medidas de apoyo al comercio, que se inició el mes de julio y durará hasta diciembre, con acciones que incluyen la campaña de Navidad, la revisión de los criterios de concesión de terrazas, la pacificación de Travessera de Gràcia y Grande de Gràcia los sábados en horario comercial. Además se ha puesto en marcha la campaña “Compra cerca” para fomentar el comercio de proximidad y la restauración y para visibilizar los valores que aportan en los barrios y en la ciudad, así como un apoyo directo a las iniciativas de Marketplace surgidas en el distrito, con un modelo que permita desarrollarlas con más herramientas y favoreciendo, también el asociacionismo de los comercios que se adhieren.

La tercera fase de despliegue de medidas incluye todo el año 2021, de enero a diciembre, cuando se consoliden diferentes cambios normativos y administrativos, se abrirán otras vías de subvenciones, ayudas y financiación o la formación y asesoramiento para comerciantes, entre otros.

Este plan de choque tendrá un proceso de seguimiento y gobernanza que se hará a través del Consejo de Comercio, con reuniones periódicas con las diferentes asociaciones y el trabajo con los grupos municipales y otras entidades para la protección del comercio de proximidad.