Embargos

Información general

Si la Administración tributaria municipal y el obligado al pago no han acordado otro orden diferente, se tienen que embargar los bienes del obligado teniendo en cuenta la facilidad de su enajenación y menor coste de esta operación para el obligado.

Si los criterios anteriores son de aplicación imposible o muy difícil, los bienes se tienen que embargar en el orden siguiente:

  1. Dinero en efectivo o en cuentas abiertas en entidades de crédito.
  2. Vehículos.
  3. Créditos, efectos, valores y derechos realizables al acto o a corto plazo.
  4. Sueldos, salarios y pensiones.
  5. Bienes inmuebles.
  6. Intereses, rentas y frutos de toda especie.
  7. Establecimientos mercantiles o industriales.
  8. Metales preciosos, piedras finas, joyería, orfebrería y antigüedades.
  9. Bienes muebles y semovientes.
  10. Créditos, efectos, valores y derechos realizables a largo plazo.

Siguiendo el orden anterior, se tienen que embargar sucesivamente los bienes y derechos conocidos en aquel momento por la administración tributaria municipal, hasta que se entienda que la deuda ha quedado cubierta.

Diligencia de embargo y anotación preventiva.

Cada actuación de embargo se tiene que documentar en diligencia, que se debe notificar a la persona con quien se entienda la mencionada actuación. Efectuado el embargo de los bienes o derechos, la diligencia se tiene que notificar, también si procede, a otros titulares, poseedores o depositarios de los bienes si no se hubieran llevado a cabo las actuaciones con ellos, como también al cónyuge del obligado tributario cuando los bienes embargados sean de gananciales, y a sus copropietarios.

Si los bienes embargados fueran inscribibles en un registro público, la administración tributaria municipal tiene derecho a que se practique la anotación preventiva de embargo en el registro correspondiente.

Contra la diligencia de embargo sólo son admisibles los motivos de oposición siguientes:

  1. Extinción de la deuda o prescripción del derecho a exigir el pago.
  2. Falta de notificación de la provisión de apremio.
  3. Incumplimiento de las normas reguladoras del embargo contenidas en la Ley general tributaria.
  4. Suspensión del procedimiento de recaudación.

Enajenación de los bienes embargados.

El gerente del Institut Municipal d'Hisenda tiene que acordar la enajenación de los bienes embargados mediante subasta con el fin de cubrir el débito perseguido, recargo, intereses y costas del procedimiento.

El acuerdo de enajenación se tiene que notificar al obligado al pago, a su cónyuge si se trata de bienes gananciales o de la vivienda habitual, a los acreedores hipotecarios o pignoraticios, a los copropietarios y depositarios y, en general, a toda persona titular del derecho inscrito en el registro público correspondiente, con posterioridad al derecho del Ayuntamiento.

La subasta pública es el procedimiento ordinario de enajenación de los bienes y derechos embargados. La Mesa de la subasta estará compuesta por un presidente, un secretario y hasta un máximo de tres vocales. El Presidente es el gerente del Institut Municipal d'Hisenda, el cual puede delegar sus atribuciones. El Secretario es el secretario delegado del Institut Municipal d'Hisenda. En todo caso, forma parte de la Mesa como vocal, el Interventor general del Ayuntamiento o persona en quien delegue. El resto de los vocales tienen que ser designados por el gerente del Institut Municipal d'Hisenda de entre el personal del Instituto.

Cuando después de realizada la subasta queden bienes o derechos sin adjudicar se procederá a la adjudicación directa de los bienes o derechos embargados.

En cualquier momento anterior a la adjudicación de los bienes, la administración tributaria municipal tiene que liberar los bienes embargados si el obligado extingue la deuda tributaria y las costas del procedimiento de apremio.

Si el vehículo no se adjudica, el titular lo podrá recuperar pagando los gastos de depósito y grúa. La deuda continuará pendiente de pago. Si no lo recupera será destruido.

En el anuncio de la subasta de bienes embargados tiene que constar las condiciones de la subasta.

El procedimiento de apremio puede concluir con la adjudicación de bienes al Ayuntamiento cuando se trate de bienes inmuebles o bienes muebles, cuya adjudicación pueda interesar a la administración tributaria municipal y no se hayan adjudicado en el procedimiento de enajenación.

Más información

*Teléfono gratuito 010.

*Teléfono 931 537 010.

(*) Consulte las condiciones del servicio de atención telefónica en la web ajuntament.barcelona.cat/es/content/canales-de-comunicación-telefónicos-con-la-ciudadanía.