No siempre lo más nuevo es mejor

La economía lineal, la publicidad, la lógica del compra-consume-tira y vuelve a comprar, y la obsolescencia programada han llevado a que cada vez sea más habitual tirar un utensilio que ya no funciona y comprar uno nuevo. La reparación, pues, ha quedado en un segundo plano, a pesar de los beneficios sociales, económicos y ambientales que comporta.

El programa ¡Mejor que nuevo reparado! es un servicio de soporte y asesoramiento a la ciudadanía, que promueve actividades y talleres para reparar objetos, alargando su vida útil y previniendo así la generación de residuos.

¡Consulta su página web y apúntate a alguno de sus talleres!