El comportamiento de las abejas como indicador medioambiental

Medio Ambiente. Unos sensores colocados en una colmena del parque de la Ciutadella recogen todos los movimientos de una colonia de abejas.

Un proyecto llamado “Abejas Urbanas”, que lidera el grupo Open Systems de la Universidad de Barcelona, ​​relaciona el comportamiento de las abejas con la salud del ecosistema urbano ya que, dicen, son unos insectos muy sensibles a la contaminación urbana.

Vídeo ‘Las abejas urbanas podrían ser un indicador de la calidad medioambiental’

El Museo de Ciencias Naturales del Parque de la Ciutadella tiene un apiario desde 1945. Un equipo de apicultores se hace cargo de las colmenas periódicamente. Llevan a cabo el mantenimiento, controlan que las abejas tengan el espacio que necesitan, que tengan reservas de alimentos, de medicamentos y, en definitiva, que dispongan de las condiciones más favorables para la producción de miel.

Desde hace un año hay una colmena diferente al resto ya que está equipada con todo tipo de sensores que controlan los movimientos y los comportamientos de las abejas. Hay un sensor de temperatura, uno de peso, uno de sonido y otro de control de entrada y salida de abejas, que envían la información que recopilan directamente al catálogo de datos abiertos del Ayuntamiento, al que puede acceder cualquier persona. Es un sistema para estudiar a las abejas que ha creado y desarrollado el grupo Open Systems, el cual, además, forma parte de la Oficina de Ciencia Ciudadana del Barcelona Lab, un proyecto impulsado por el Instituto de Cultura de Barcelona.

Y es que se ha detectado que cada vez hay menos abejas y que están variando su comportamiento natural porque, dicen, están estresadas. Según Josep Perelló, profesor de Física de la Universidad de Barcelona y miembro del proyecto Open Systems, “las abejas son tan sensibles a la contaminación que pueden servir como indicadores de la calidad de vida de las ciudades. Por el momento el estudio con abejas urbanas es primario y solo se han podido observar en estos insectos cambios de actividad que dependen de las condiciones climatológicas de la ciudad. La idea es conseguir datos concretos que puedan ayudar a que Barcelona sea una ciudad más sostenible.