Inici / Espai Avinyo / Recursos / Ecologias Lingüísticas

Ecologias Lingüísticas

Lenguas afirmadas: ecosistemas plurilingües
 
Reflexiones sobre qué lugar ocupa el plurilingüismo en Barcelona desde la vivencia de Baharu Dembaga, Dunia Saleh e Isa Zhang Yim, participantes de la última campaña del Programa BCN Interculturalidad, enfocada en el plurilingüismo en la ciudad.
 

El miércoles 27 de octubre, el Espai Avinyó, con la colaboración de la Biblioteca Sant Pau – Santa Creu, invita a un espacio de diálogo dinamizado por Aldemar Matias, realizador audiovisual de la campaña, dentro del marco de clausura de ‘Ecologías lingüísticas en Barcelona’, una campaña del Programa BCN Interculturalidad que recoge cinco videoentrevistas a personas de diferentes edades e itinerarios vitales o migratorios que viven en la pluralidad lingüística.

El chino, el árabe, el soninke, el bengalí, y el hindi son las cinco lenguas que componen la campaña, y en el vídeo, cada uno nos habla sobre las relaciones y los espacios que provocan los usos o ausencias de estas lenguas, así como sobre los vínculos emocionales y afectivos que se establecen. En este diálogo participaron: Baharu Dembaga Susoko, diseñador gráfico, educador social y director del programa de radio “Poesía urbana”; Dunia Saleh, licenciada en psicología y miembro del movimiento Alkarama, de mujeres palestinas en la diáspora; e Isa Zhang Yim, médico, madre y miembro del colectivo de asiáticodescendientes Catàrsia (Barcelona). Destacamos algunas reflexiones surgidas de la conversación:

  • El proceso de afirmación de una realidad plurilingüe durante las primeras etapas de la vida y, pese al racismo social, como comparte Baharu: «En Barcelona con mi hermano, de repente, en el centro nos hablaban con señas. Él y yo nos mirábamos: ¿qué dicen estas personas? Estas cosas te hacen sentir rabia y preguntarte: ¿por qué?». «No quería hablar el árabe. Luego cuando llegué a Barcelona y conocí a otras personas palestinas, esto cambió», añade Dunia.
  • La transmisión de la identidad cultural y afectiva a través de la lengua materna, considerada inútil desde una perspectiva utilitarista, puede convertirse en una resistencia, como dice Isa: «Mi resistencia es hablarle a mi hija en el dialecto de Shanghái. No es fácil, yo misma me frustro», y continúa: «mis padres están contentos, se sienten más a gusto».
  • La educación en el plurilingüismo y en el antiracismo como propuesta para la creación de espacios y servicios, institucionales y públicos, abiertos y coherentes con la realidad plurilingüe de la ciudad: «Mi experiencia en la escuela fue que se me daba un espacio desde el folclore, quizá habría que empezar por educar desde el antiracismo, y después desde el plurilingüismo”, afirma Dunia.
 
 

Comparte este contenido