Inici / Noticia / LA ENTREVISTA | Sonia Makongo: "La interculturalidad tiene que abordarse desde la educación"

LA ENTREVISTA | Sonia Makongo: "La interculturalidad tiene que abordarse desde la educación"

Sonia es una defensora de los derechos de las mujeres, y desde 2016 su trayectoria está vinculada con la ONG Zerca y Lejos, donde trabaja como coordinadora del Plan de Educación en Camerún.

Con motivo del ciclo anual de educación, organizado por el Espai Avinyó- Llengua i Cultura, conversamos con Sonia Makongo sobre la perspectiva intercultural dentro del sistema educativo camerunés, sobre la relación con el entorno y la comunidad y sobre cómo el sistema educativo de las colonias sigue estando presente en el currículo escolar de las escuelas privadas del país.

¿Cuál es tu implicación en el ámbito educativo en Camerún?

Soy la coordinadora del Programa de Educación de la ONG Zerca y lejos. Nos encargamos principalmente de la gestión de cuatro centros de educación primaria, 22 centros de educación preescolar, un programa de acogida de menores en riesgo de exclusión social y varios programas de becas.

En una sociedad estructuralmente diversa y socialmente compleja como la de hoy en día, la educación intercultural sigue siendo un reto. ¿Cuál es tu opinión sobre la educación intercultural, cómo la entiendes y cómo crees que se tendría que abordar?

El flujo de personas de distintos orígenes también es una realidad en el Camerún, un país con más de 240 etnias. Por lo tanto, el concepto de interculturalidad y de multiculturalidad está bastante presente en la sociedad camerunesa.

Es evidente que la interculturalidad tiene que abordarse desde la educación, ya que un niño no nace sabiendo, se va construyendo a través de la sociedad, a través de lo que los padres le dicen. Hay que educar a los niños y encontrar sitios de convergencia del pensamiento y del lenguaje universal.

En la actividad organizada por el Espai Avinyó, ‘La educación intercultural en diálogo: ¿qué piensan las familias?’, se habló sobre cómo la falta de incorporación de una perspectiva intercultural, de un trabajo por la no discriminación racial puede generar precisamente situaciones de discriminación en la escuela. ¿Qué entiendes por “abandono prematuro” escolar o “éxito educativo”? ¿Cuáles pueden ser las consecuencias de esta realidad?

El sistema educativo y el currículum escolar están hechos para fomentar la competitividad entre los estudiantes. Por lo tanto, el sistema deja de lado a los alumnos que no pueden lograr estas competencias. En el Camerún, el fracaso escolar se concentra en las niñas, porque al terminar la escuela tienen que ir a casa a cumplir con las obligaciones familiares. Los niños también, pero en menor medida. La tasa de fracaso escolar entre las niñas que provienen de familias con menos recursos es todavía más elevada.

¿Qué tipo de política educativa se tendría que hacer ante esta situación?

Tomar precisamente en consideración todas estas especificidades y proponer soluciones, desde el sistema educativo, a los niños y niñas susceptibles al fracaso escolar. En el contexto camerunés esto no está funcionando y por esto estamos trabajando en ello.

¿Hay alguna política que intente ayudar a solventar esto?

Desgraciadamente no. El trabajo que hacemos es acompañar a las comunidades y trabajar en la formación de estos líderes que puedan ser las figuras de inspiración para toda la comunidad a través de una educación y una trayectoria. Formamos a maestros y maestras en los pueblos para que puedan, por ejemplo, enseñar su lengua materna en las escuelas.

 ¿Cómo es el currículum escolar en el Camerún? ¿Los grupos étnicos se sienten identificados con el sistema educativo?

 Cada vez más los manuales escolares y el sistema educativo camerunés está más abierto a la interculturalidad. No obstante, el Camerún es un país con más de 240 etnias y grupos diferentes, los cuales están jerarquizados. Hay grupos minoritarios, cómo el de los pigmeos del sur del Camerún, con los que trabajamos, que no participan en la redacción de los manuales ni en la de los programas escolares de una forma directa como participan por ejemplo otros grupos étnicos.

Son pueblos que, durante mucho tiempo han estado excluidos del sistema global del país y, por este motivo, en el sistema educativo no existen referentes con los que se puedan identificar o con los que puedan inspirarse y, por lo tanto, no se sienten representados.

Dentro de estos manuales escolares, ¿cómo se explica la colonización francesa en Camerún?

Cómo se quiere que la gente lo aprenda [ríe]. En los libros de historia se explica que ha habido un momento de colonización por parte de Francia y por esto hablamos francés y un momento de colonización inglesa y alemana. Pero sin ir más allá. La independencia se explica cómo un momento en que hay unos héroes, las figuras de la independencia que lucharon para la abolición de las colonias. A través de estos contenidos, nunca se llega a generar un pensamiento crítico en los alumnos, solamente se explica que ha sido un momento de la historia pasada y que el mundo va evolucionando.

¿Existe una mirada eurocéntrica en la forma de redactar la historia en los manuales cameruneses?

Siempre hay muchas versiones y depende también de la sensibilidad del maestro [ríe] y de su pensamiento y de la forma en que va a desarrollar el curso, evidentemente. El contenido de los manuales no está tan alejado de esta visión eurocéntrica, pero sí que es cierto que son manuales redactados por los propios cameruneses desde como lo sienten ellos.

En otra de las mesas redondas organizadas por el Espai Avinyó, ‘La educación intercultural en diálogo: ¿qué piensan los jóvenes?’, terminó con una pequeña recopilación de los puntos anteriores y de los elementos que contribuirían a crear una “escuela ideal” desde el punto de vista de la interculturalidad. ¿Compartes estos ideales o añadirías o eliminarías alguna cosa?

Añadiría que las escuelas no fomentasen las diferencias de género. En general, las niñas son el grupo más marginado del sistema escolar. Y esta desigualdad de género, que forma parte del imaginario sociocultural, se reproduce en otros ámbitos, como el de la salud o el de la educación. Existe una parte de la sociedad camerunesa que tiene acceso a unos servicios básicos y otra parte que no.

¿En las aulas del Camerún se refleja la diversidad étnico cultural entre el profesorado? 

Hay muy pocos. Pero tampoco se trabaja específicamente para que esto no suceda, ya que desgraciadamente el tribalismo, que sería el equivalente al racismo, sigue estando muy presente en la sociedad. Y a veces, consciente o inconscientemente, tanto los padres como los maestros lo reproducen.

¿La colonización sigue estando presente en el Camerún?

Sí, a través de empresas extractoras y de multinacionales que siguen siendo mayoritariamente francesas e inglesas, aunque cada vez más se están instalando empresas chinas. Hay mucha diplomacia francesa y existen muchas escuelas que son la repetición mera y simple del sistema educativo francés, dónde los niños estudian los mismos libros que en Francia y, a veces los mismos maestros son franceses.

Por lo tanto, existen dos sistemas educativos: el camerunés y un modelo educativo francés europeo que se está reproduciendo entre el alumnado.

Y en menor medida escuelas inglesas.

¿Cuál es el objetivo de que los y las estudiantes se formen en un sistema diferente al de Camerún?

Generalmente el objetivo es que después del bachillerato tengan un diploma que les dé más acceso a las universidades europeas o francesas. También por la aspiración a ser francés o por tener conocimientos más globales más allá del Camerún. Un alumno que tiene un bachillerato francés piensa que su diploma es mejor que el camerunés. La educación en Camerún, tanto si es pública como si es privada se paga, pero esta todavía es más cara. Por lo tanto, estudiar en una escuela europea tiene más prestigio.

¿Cuál es la narrativa histórica que se explica en estas escuelas?

Se explica la historia de Francia y no la del Camerún y la colonización desde un punto de vista francés, como algo positivo para la sociedad camerunesa.

¿Cómo ha sido tu contacto con Europa hasta ahora?

Hace tres años que colaboro con Zerca y lejos y he visto llegar al Camerún muchos grupos de voluntarios europeos que no han tenido problemas para conseguir el visado. No es complicado llegar al Camerún desde Europa. No existen tantas restricciones como las que tenemos nosotros. La primera vez que viajé a Europa, tuve que rellenar una cantidad de papeles inmensa y pasar muchísimos controles, ¡para que me dejaran entrar a  Europa durante 15 días! Y teniendo en cuenta que viajaba en el contexto de una ONG española que lleva 17 años trabajando en Camerún, con la seguridad de que en Madrid tenía una casa donde quedarme y una cuenta bancaria que demostraba que podía vivir estos 15 días.

Es en este tipo de situaciones que me doy cuenta de que al cruzar las fronteras, somos muy diferentes en función del lugar de dónde venimos.

Comparte este contenido