Inici / Noticia / Plurilingüismo en el mundo educativo

Plurilingüismo en el mundo educativo

En el marco del Día Internacional de las Lenguas Maternas, el Espai Avinyó visibilizó los retos de la comunidad educativa en un contexto de pluralidad lingüística fomentando el diálogo entre lenguas e introduciendo nuevas metodologías de aprendizaje.

El pasado viernes 21 de febrero, el auditorio del Espacio Calabria 66 acogió la mesa redonda ‘Plurilingüismo en el mundo educativo’, que contó con la participación de Montserrat Fons (Doctora en filosofía y ciencias de la educación), Xevi Planas (Jefe de estudios de la escuela La Sínia de Vic) y Sakina Reda (madre de origen marroquí), con la conducción de Ainhoa Nadia (Profesora y educadora social con master en educación intercultural e inmigración).

Para iniciar la conversación, situamos el concepto de plurilingüismo en el ámbito de la educación y vimos su relación con la interculturalidad. “Reconocer el plurilingüismo quiere decir reconocer la interculturalidad, y la escuela es el espacio de práctica”, comentaba Xevi Planas. En esta línea, Sakina Reda reclamaba el papel de las escuelas en la acogida y el reconocimiento de las diversas lenguas maternas que representa el alumnado en su diversidad, para que, al mismo tiempo, se incite al interés por todas las culturas.

Una de las cuestiones que se observó fue la correlación entre las dinámicas de poder que se dan en la sociedad con respecto a la pluralidad cultural y las que suceden dentro del aula; es decir, como los prejuicios que recaen sobre ciertas culturas también afectan a sus lenguas. Los ponentes de la mesa, que pusieron el árabe dialectal marroquí como ejemplo, estaban de acuerdo que la entrada de otras lenguas en el aula, a menudo se aborda desde el sentimiento de miedo e inseguridad por parte del profesorado. Sakina comentó que intenta que sus hijos no pierdan su lengua materna, que, tal como apuntó, rechazan como propia.

Precisamente, hay que crear espacios en la escuela que den cabida a todas las lenguas por igual y se ponga en valor la pluralidad lingüística como hecho positivo y enriquecedor, más allá del ámbito familiar donde se hablan. “Las familias no se acercan mucho al colegio por sensación de inferioridad, también por el idioma; se quedan aislados y no ven la entrada para poder estar con el conjunto de la escuela”, apuntaba a S. Reda.

Una de las iniciativas educativas que está poniendo la pluralidad lingüística al servicio de su proyecto educativo es el caso de la escuela La Sínia de Vic, centro con alta pluralidad cultural de la cual X. Planas es jefa de estudios, que colabora con el grupo de investigación PLURAL (Plurilingüismos Escolares y Aprendizaje de Lenguas) de la Universidad de Barcelona, en la que participa la investigadora Montserrat Fons. Este grupo de investigación estudia, entre otros aspectos, cómo las creencias del profesorado guían y orientan su actuación docente dentro del aula en contextos de diversidad cultural (por ejemplo: presuponer qué lenguas habla o no habla el alumnado, tener ideas negativas presupuestas sobre el plurilingüismo dentro del aula y su gestión, o los estereotipos que recaen sobre ciertas lenguas y ciertos alumnos).

Por otra parte, desde La Sínia se están llevando a cabo proyectos de experimentación pedagógica para la gestión del plurilingüismo. A modo de ejemplo, se abrió la mirada hacia otras cosmovisiones posibles a través de una actividad que consistía en expresar una serie de conceptos relacionados con la educación en las diversas lenguas maternas presentes en la escuela. “Queremos que todas las familias vean sus lenguas reconocidas. Necesitamos que las plantillas de docentes estén configuradas de forma que reflejen la diversidad presente en nuestra sociedad en todos sus ejes, y también un proyecto educativo intersectorial”, concluía X. Planas.

Durante el turno de preguntas del público, los y las asistentes compartieron las experiencias de los propios hijos e hijas en la escuela en relación con la pluralidad lingüística. Se habló sobre cuestiones como la relación entre el alumnado, el papel de las familias y las dinámicas de discriminación que se pueden dar también en el seno de los claustros docentes. En este sentido, tal como también apuntaba Ainhoa Nadia, conductora de la mesa redonda, el hecho de reconocer la pluralidad cultural y, en consecuencia, la pluralidad lingüística dentro del aula contribuye a fomentar la igualdad de oportunidades para el alumnado con orígenes y/o bagajes culturales diversos indispensable para construir una sociedad más justa, plural e inclusiva”.

Podéis recuperar toda la sesión a través de nuestro canal de ivoox.

Comparte este contenido