Inici / Noticia / Ucrania: los refugiados olvidados de Europa

Ucrania: los refugiados olvidados de Europa

Datos. Los desplazados por el conflicto en la ex república soviética son el colectivo más numeroso de refugiados en Barcelona y el segundo solicitante de asilo en España.

El conflicto armado que estalló en Ucrania en abril del 2014 ha desencadenado un éxodo de refugiados en el corazón de Europa, el primero desde que terminaron las guerras de los Balcanes. Un año después, el Alto Comisionado de la Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) calculaba que 2 millones de personas habían tenido que irse de su casa de manera forzada: 1,2 millones se habían desplazado dentro del país y más de 800.000 se habían refugiado en los países vecinos, especialmente en Rusia.

Muchos ucranianos han buscado protección en los países miembros de la Unión Europea (UE), y una parte de ellos ha pedido asilo en estos países. En el 2014 lo hicieron 14.040 personas, un promedio de cerca de 1.200 cada mes, una cifra muy superior a las 90 peticiones mensuales del año anterior. En el 2015 fueron cerca de un 50% más: un total de 20.830 personas, 3.345 de las cuales solicitaron asilo en España, el tercer país en número de peticiones.

En general, los países de la UE han recibido a los refugiados de Ucrania con mucha frialdad. La ex república soviética no forma parte de la lista común de países seguros que propone adoptar la Comisión Europea, y solo el Reino Unido, Bulgaria y Luxemburgo lo consideran un país no peligroso. Sin embargo, se tarda en estudiar las peticiones de asilo, y la gran mayoría de estas peticiones, unas tres de cada cuatro, son rechazadas. La teoría es que el conflicto puede mejorar y que solo afecta una parte del enorme territorio del país, el este, por lo que la población civil se puede refugiar internamente.

El Gobierno se ha pronunciado solo sobre 110 de las 4.225 peticiones de asilo de ucranianos y las ha rechazado todas.

España fue el año pasado el tercer destino dentro de la UE de los solicitantes de asilo ucranianos, después de Alemania e Italia. Aunque atrae habitualmente a pocos refugiados, en España reside una comunidad originaria de Ucrania que supera las 90.000 personas, muchas de las cuales comenzaron a llegar al país para trabajar en la construcción o en la agricultura cuando Ucrania alcanzó la independencia en 1991, tras la disolución de la URSS.

El hecho de que ya dispongan de una red de apoyo puede haber incrementado las peticiones de asilo. En el 2014 pidieron protección 890 personas, y en el 2015, 3.345, casi cuatro veces más, lo que situó a los ucranianos como el segundo colectivo de solicitantes de asilo en España después de los sirios y el primero en Cataluña, la comunidad autónoma donde presentan más peticiones, un 28% del total en el 2014, la mayoría en Barcelona.

Ninguna de estas 4.225 personas aún no ha recibido protección. El Gobierno aplica a los solicitantes de asilo procedentes de Ucrania, como a los de Mali, el llamado criterio de prudencia, que consiste en no asumir la responsabilidad y esperar y ver si se resuelve el conflicto que ha originado la huida. Durante los últimos dos años, y según datos de Eurostat, el Ministerio del Interior ha tomado una decisión sobre solo 110 solicitudes y las ha rechazado todas.

A pesar de la restrictiva política de asilo española, los ucranianos siguen llegando a España por su cuenta buscando protección. A menudo lo hacen con familia y con menores: una de cada cuatro de las personas que solicitaron asilo en el 2014 procedentes de este país tenía menos de 18 años.

En Barcelona, donde reside una comunidad de cerca de 3.400 ucranianos, son el primer colectivo de refugiados atendidos por el Servicio de Atención a Inmigrantes, Emigrantes y Refugiados (SAIER). El SAIER atendió a 258 en el 2014 y a 653 durante el año pasado. En el primer trimestre del 2016, ha sido una vez más la primera nacionalidad de las 600 personas refugiadas a las que ha apoyado.

Comparte este contenido