Inici / Noticia / Visita la exposición 'Guinea: el franquismo colonial'

Visita la exposición 'Guinea: el franquismo colonial'

La muestra explica cómo el régimen franquista impuso en la colonia de Guinea Ecuatorial la ideología nacional-católica. En este territorio la dictadura franquista vio agravada una situación marcada por el racismo.

La llamada Guinea Espanyola, que fue colonia de España de 1858 a 1968, supuso, tal como explica la exposición Guinea: el franquismo colonial, más que un colonialismo. El acto inaugural de la exposición, conducido por su comisario, Gustau Nerín (antropólogo e historiador especializado en el estudio del colonialismo español en África, miembro del Centro de Estudios Africanos de Barcelona) se realizó el pasado martes 26 de noviembre, en el Espai Avinyó, con el objetivo de abordar en profundidad este capítulo desatendido de la reciente historia colonial, también agravado por los abusos inherentes a la dictadura franquista en pleno continente africano.

Su comisario empezó la inauguración explicando que para las personas que trabajaban la memoria del franquismo les costaba ubicarse en que Guinea también formaba parte de la memoria de las víctimas del franquismo. “Para los españoles, la colonización de Guinea puede ser una anécdota, puede no salir en los libros de historia, para los guineanos no es lo mismo. Su existencia estuvo profundamente marcada por la colonización española y, evidentemente, profundamente marcada por el franquismo”, añadió Gustau Nerín.

Y es que a los ecuatoguineanos, como a todos los españoles, se les sometió a un régimen de excepción que los metió en un partido único, se les impuso una educación dogmática y se les negó cualquier tipo de representación democrática. Pero, por partida doble y fruto de la colonización, a los ecuatoguineanos, como a casi todos los africanos, también se les extirpó las manifestaciones sociales y culturales propias. Una exposición que, tal como explicó Gustau Nerín, muestra como los guineanos han sido víctimas del franquismo y del olvido hasta ahora. “Cuando pensamos en las víctimas del franquismo, pocas veces pensamos en los guineanos”.

En palabras de su comisario, “hacer esta exposición no era fácil, porque trabajar la memoria sobre Guinea, igual que trabajar la memoria sobre cualquier país colonizado es especialmente difícil porque la mayoría de las fuentes que utilizamos siguen en manos de los colonizadores y reflejan su forma de ver el mundo. ¿Quién hacía fotografías en Guinea? La gran mayoría de las fotografías las hicieron los colonizadores. ¿Quién escribía documentos en Guinea? Básicamente los que escribían documentos era la administración colonial”.

Con el fin de hacer frente a esta situación, Nerín tuvo que recurrir por una parte, a recoger los objetos artísticos, ya que los artistas guineanos han reflejado los aspectos más duros que durante la colonización no quedaron reflejados, como, imágenes de una paliza o de una ejecución. Por otra parte, durante el tiempo que Nerín vivió en Guinea pudo recoger los testimonios de gente que no habían podido expresar lo que habían vivido durante la colonización. Una pequeña muestra de estas opiniones se puede ver en la exposición.

“La herencia del franquismo continúa en Guinea. Tuve dificultades a la hora de montar la exposición, porque la gente en Guinea todavía tiene miedo de hablar de cosas que pasaron hace 50 años porque se ha creado una cultura del miedo que es el heredero directo de la cultura del miedo que creó aquí el franquismo. A pesar de todo, hubo gente que quiso hablar”, concluyó el comisario.

Más información

Los diferentes paneles de la exposición se organizan por bloques: el falangismo, la educación, el nacional-catolicisme, el empleo y el autoritarismo, la represión, el abuso como sistema, la lucha anticolonial, la política contra el colonialismo, la sumisión y el cambio de rumbo por las presiones descolonizadoras de la ONU.

La muestra, que ha sido cedida por Memorial Democrático, permanecerá expuesta en el hall del Espai Avinyó – Lengua y Cultura (c. Avinyó, 52) hasta el 31 de marzo.

Comparte este contenido