Elena Espeitx

Elena Espeitx: "Los alimentos de origen industrial acumulan grasas y azúcares"

 

Nacida en Barcelona en 1960, apasionada de la docencia y la investigación, estudia y enseña la vertiente cultural y psicológica de la alimentación. Licenciada en Antropología y Psicología, se especializó en el estudio de los trastornos alimentarios y su tratamiento.

 

¿A qué te dedicas actualmente?

Actualmente soy profesora de Psicología de la Alimentación y del Deporte en el Grado de Psicología de la Universidad de Zaragoza.

¿Cuándo te empezaste a interesar por el estudio de los hábitos de consumo responsable de comida?

Desarrollé el proyecto de investigación sobre alimentación desde el punto de vista sociocultural y me gustó tanto que decidí seguir estudiando esta vertiente de la alimentación.

¿Qué papel juega la publicidad en nuestras decisiones de consumo alimentario?

La publicidad es un elemento más que afecta nuestras decisiones de compra. El bombardeo de estímulos publicitarios es constante, especialmente en las grandes ciudades. Además, la presentación de los alimentos ha evolucionado mucho en los últimos 20 años. Actualmente, las raciones de los alimentos procesados ​​son bastante más grandes que las de hace 20 años. Las empresas alimentarias anuncian raciones con más cantidad y así consiguen vender más, y, en una carrera competitiva, todas las raciones del mercado se vuelven más cuantiosas. Esto se traduce en que, si comemos alimentos procesados, cada vez comemos más cantidad y, por tanto, también más azúcares y grasas.

¿Qué consejos nos darías para no dejarnos llevar por los estímulos publicitarios que son poco convenientes?

Hay que pensar que vamos a comer, si no lo pensamos, es más fácil que la publicidad nos conduzca a conductas alimenticias que no son muy sanas. Es mejor no comer alimentos procesados, llevan un exceso de azúcares, grasas y sal, y son más caros también. Lo mejor es cocinar más, esto hace que elegimos y conozcamos mejor lo que comemos, supone comer en menor cantidad y de forma más equilibrada, y, en definitiva, es una manera de alimentarnos de forma saludable. Las proporciones de cada familia de alimentos para una dieta sana están estipuladas y acordadas a nivel mundial, y son pautas muy básicas. La base de nuestra alimentación son los glúcidos, frutas, verduras y cereales, y deben sumar el 50% de nuestra dieta. La proporción de proteína no debe ser demasiado elevada, y en las sociedades occidentales consumimos por encima de lo que necesitamos. Es importante no hacer caso de la industria de la dieta, su objetivo se reduce a vender más.

¿Qué relación tiene el deporte con la dieta?

Los hábitos alimentarios y la actividad física de cada uno definen su estilo de vida y éste está íntimamente ligado a la salud de las personas. En España sólo 4 de cada 10 practican deporte de manera habitual, en cambio, en el norte de Europa son 8 de cada 10.

¿Por qué nos hemos vuelto tan sedentarios?

El ser humano está preparado para hacer mucha actividad física diariamente, pero los avances tecnológicos nos han aportado más abundancia, pero también poco movimiento, podemos ir de un lugar a otro prácticamente sin dar un paso. La actividad física mejora el estado de ánimo y favorece un buen estado cognitivo, aparte de una buena salud. En definitiva, el avance de la tecnología promueve el sobrepeso y, de paso, alimenta los beneficios de las industrias alimentarias y de la dieta, esto cierra el ciclo?

Y ya para finalizar, ¿cuáles son tus pasiones?

Me encanta correr y participo en maratones y en carreras de montaña.

 


 

En La Fàbrica del Sol durante el Ciclo de Consumo y Consumismo, Elena Espeitx ha venido a explicarnos las estrategias que utilizan las industrias alimentaria y farmacéutica para aumentar las ventas y como esto condiciona los hábitos de alimentación de los ciudadanos. También nos ha recomendado recuperar las sencillas bases de una buena alimentación..