Le informamos de que, por trabajos de mejora en las infraestructuras tecnológicas del Ayuntamiento de Barcelona, este fin de semana la Sede Electrónica, la Guía BCN, la Oficina Virtual de Trámites, el Servicio de Atención en Línea al Ciudadano y la Agenda 500 estarán fuera de servicio. También pueden verse afectados otros servicios de esta web.

El horario previsto de esta actuación es desde el sábado, a las 15.00 horas, hasta el lunes, a las 00.00 horas.

Disculpe las molestias que le podamos ocasionar.

Recuperando el patrimonio histórico de los bomberos de Barcelona

M, 06/11/2018 - 10:08

Nueva digitalización. El Archivo Central de Seguridad y Prevención ha digitalizado un plano de bombas a vapor utilizadas por los bomberos de Barcelona.

Gracias a la aportación de un miembro de la Plataforma en defensa del Patrimonio Histórico de los Bomberos y conocedor de la historia del cuerpo de bomberos de Barcelona, el Archivo Central de Seguridad y Prevención y el Archivo Municipal Contemporani han podido digitalizar un plano que forma parte del conjunto del fondo histórico de los Bomberos de Barcelona. Se trata de un documento extraviado de su expediente original, cosa que ha dificultado fecharlo de forma específica, pero se calcula que tiene unas fechas extremas aproximadas entre 1904 y 1922.

El plano aporta nuevos datos sobre el mecanismo y funcionamiento de los carros de bomberos que se utilizaban al inicio del siglo XX. El documento ilustra el mecanismo de suspensión por migas y ballesta de las bombas de incendios a vapor de la marca Ludwigsbergs, conocidas popularmente como las «bombas suecas». ¿Por qué recibieron este apelativo? Su historia empezó en los Estados Unidos, país en que la empresa B.S. Nichols & Co obtuvo la medalla de oro con la presentación de estas nuevas máquinas expuestas en el año 1876 en la Centennial Exposition de Filadelfia. Poco después, la empresa sueca Ljusne obtuvo un ejemplar de este tipo de bombas, con el objetivo de copiar el modelo y fabricarlas por su cuenta. En 1883 otra empresa sueca, Ludwigsbergs, compró definitivamente las patentes para fabricarlas en exclusiva.

Cinco años después, esta nueva tecnología llegó a Barcelona, que celebraba su primera Exposición Universal. Fue en este contexto que el cuerpo de bomberos de Barcelona modernizó su maquinaria con la compra de dos modelos de «bombas suecas», que estuvieron en servicio continuo hasta 1922. En este año fueron sustituidas por las autobombas, aunque las bombas suecas se siguieron utilizando de forma ocasional, siendo transportadas con tractores en vez de caballos.