Remunicipalización del agua

La remunicipalización es el proceso por el cual un servicio que originariamente había sido público, como por ejemplo el agua, y ha pasado a manos privadas vuelve a manos municipales. Algunos de los argumentos que apoyan esta política son: el hecho de que el agua es un bien común y un derecho universal, la necesidad de hacer una gestión transparente de esta y la garantía de conseguir un servicio accesible para todas las personas ya que el agua no es una mercancía.

En el mundo, 235 ciudades o pueblos han llevado a cabo procesos de remunicipalización del servicio en los últimos 15 años. En Cataluña, hay municipios pequeños que ya han remunicipalizado el servicio de agua y por lo tanto, cuentan con una gestión pública del servicio. En Barcelona, la gestión del agua está privatizada actualmente, pero el debate sobre la remunicipalización está sobre la mesa y es una de las propuestas del actual consistorio.