Sea Dance

En esta actividad coorganizada con el Centre de la Platja y a cargo de El Instituto de Ciencias del Mar (ICM) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) hemos bailado al ritmo de los organismos que conforman los ecosistemas marinos.

Se han organizado dos sesiones, tanto la familiar como la dirigida a adultos han comenzado con una explicación de la investigadora del Instituto de Ciencias del Mar sobre el sentido que tiene el juego virtual. El objetivo del juego es explicar y difundir de forma lúdica cómo funciona el ecosistema marino.

La biodiversidad es el tema estrella: ¿Qué es la biodiversidad? Es una colección de animales y plantas? En realidad, lo más importante de la diversidad biológica es la red de relaciones que se establece entre todas las especies que conforman el ecosistema. Lo esencial del ecosistema es el papel que juega cada ser vivo en la cadena trófica y las relaciones que establece con otras especies. Otro concepto clave es el de equilibrio, si desaparece una especie, la red trófica se desequilibra.

En cuanto al ecosistema marino, las relaciones tróficas no son tan conocidas, hay muchas por descubrir todavía. Es un sistema más inaccesible, pero de una enorme complejidad biológica. Las situaciones de desequilibrio en el mar, pueden ser ocasionadas por una entrada extra de nutrientes proveniente de un vertido, por ejemplo.

La red trófica que se presenta a través del juego interactivo está formada por los microorganismos que viven en el mar: los copépodos, los ciliados, las algas, los flagelados y las bacterias. Estos seres microscópicos son los responsables del 50% de la aportación de oxígeno a la atmósfera, por lo tanto mantener el equilibrio de este ecosistema es vital para la subsistencia de la vida en el planeta.

El juego plantea al participante cuáles son los elementos externos al ecosistema que pueden desequilibrar, al mismo tiempo, que despierta curiosidad por estos seres microscópicos difíciles de conocer por su tamaño. A partir del juego, estos seres vivos se convierten perceptibles para los que prueban el juego.

La puesta en práctica del juego permite jugar con la abundancia de cada uno de los componentes de la red trófica marina microbiana para intentar equilibrar el ecosistema. Se trata de seleccionar el tipo de organismo del que se requiere aumentar la población, porque es el alimento de otro organismo, y una vez elegido, hay que moverse para que la cámara ubicada debajo de la pantalla proyectada detecte el movimiento y multiplique la población del organismo en cuestión. Es una buena manera de explicar el funcionamiento de la red trófica a través de un juego interactivo que a través del movimiento te permite poder ganar.