Autorización de salidas

El padre, la madre o la persona que tenga la tutela notificará la identificación de la persona que recogerá al niño. En caso de que no sea la persona habitual quien recoja al niño, hay que notificarlo con antelación y, siempre que no sea una situación de urgencia, por escrito. Se recomienda que las personas que recojan a los niños en la salida de la escuela sean mayores de edad. En aquellos casos en que las familias soliciten que sea un menor de edad quien recoja al niño, será necesaria la autorización específica correspondiente.
 
Cada centro, en el marco de su programación pedagógica, organiza diferentes salidas al barrio, excursiones, etcétera. Las familias deben autorizar por escrito la participación en estas actividades y hacerse cargo de los gastos particulares que ocasionen. En el caso de aquellas familias que no consideren oportuno que sus hijos participen, la escuela debe ofrecer la posibilidad de que el niño se quede en el centro mientras dura la actividad.