El doble de recursos para controlar a los roedores

Los equipos de intervención pasan de cinco a diez y se espera que alcancen más de 15.000 actuaciones a final de año.

El programa de vigilància i control de rosegadors es reforça enguany durant els mesos d’agost a novembre. Passa de tenir en funcionament cinc equips habituals de treball a tenir-ne deu. Cada equip està format per dos tècnics, per tant, durant aquest període un total de vint operaris desenvoluparan les tasques de control de rates i ratolins a la ciutat.

Con este incremento de recursos se espera alcanzar más de 15.000 actuaciones a final de año, que permitirán intensificar tres líneas de trabajo: la vigilancia, el control de situaciones más agudas y la atención de incidencias ciudadanas. El contacto con el vecindario permite informar sobre cómo actuar y cómo evitar la presencia de ratas y ratones, pero también obtener datos precisos vinculados a la actividad de los roedores. Todas las incidencias ciudadanas se verifican en un plazo de tiempo corto. En los casos que se considera pertinentes, el equipo técnico realiza visitas de intervención y de seguimiento, hasta que las zonas afectadas muestran inactividad absoluta de plagas.

No más plagas en verano

Aunque durante el verano se apuesta por el refuerzo del programa, está comprobado que durante estas fechas las plagas no acostumbran a aumentar. Así lo ha manifestado la comisionada de Salud, Gemma Tarafa: “Lo hacemos por la tranquilidad del vecindario. Es habitual que durante el verano haya un repunte de quejas porque hace más calor, la gente está más horas en el espacio público y ve más cosas, puede haber más restos de alimentos en descomposición por el calor. Pero no quiere decir, en ningún caso, que haya más ratas o ratones.” Los roedores forman parte del ecosistema urbano y las especies como la rata de alcantarilla, la rata negra o el ratón doméstico se han extendido de forma asociada a los movimientos y asentamientos humanos. Tarafa ha recordado que la presencia de roedores no es un problema exclusivo de Barcelona. “Todos los núcleos urbanos de las dimensiones de nuestra ciudad tienen roedores”, ha manifestado. “En nuestra ciudad los roedores no son, ni han sido durante los últimos años, un problema de salud pública,” ha añadido.

El programa se realiza con la colaboración de diferentes instancias municipales. La Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) implementa el programa, con el apoyo de Parques y Jardines, los servicios de inspección de la red de alcantarillado, los equipos de limpieza municipal y los servicios técnicos de cada distrito.