3 Julio, 2015 - 16:06

Animales. Se trata de una subespecie gravemente amenazada de la que solo quedan unos mil ejemplares en libertad.

Un par de crías de impala de cara negra acaban de nacer en el Zoo de Barcelona. Se trata de una subespecie gravemente amenazada de la que solo quedan unos mil ejemplares en libertad.

El primer nacimiento tuvo lugar el domingo, 28 de junio, en el Zoo de Barcelona y el segundo se produjo el martes, 30 de junio. Se trata de un macho y una hembra que se encuentran en buen estado de salud.
El impala de cara negra es la subespecie de impala más amenazada y se encuentra en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). De hecho, se calcula que no quedan más de 1.000 ejemplares en libertad, la mayor parte de los cuales se encuentran en los parques nacionales de Iona (Angola) y Etosha (Namibia). Los zoos de Pretoria, Lisboa y Barcelona participan en un stud book internacional, un programa de cría coordinado por el zoo lisboeta.
El impala de cara negra es un antílope esbelto con un pelaje de color leonado, la parte ventral y las nalgas blancas, la cola blanca con una línea negra y más líneas negras longitudinales en la cara, que son las que le dan nombre. Son muy ágiles y rápidos, calidad que les sirve para huir de los depredadores, y pueden llegar a dar saltos de 9 metros de longitud y 3 metros de altura. Los machos se diferencian de las hembras porque tienen unos cuernos en espiral que pueden alcanzar los 92 centímetros en los ejemplares adultos.

Más información