Tal como apunta el historiador Josep Moran i Ocerinjauregui en sus trabajos, la creación de los ayuntamientos constitucionales en el llano de Barcelona a principios del siglo XIX se hizo a partir de las antiguas alcaldías, cuyo ámbito coincidía con el de las parroquias, excepto en el caso de Les Corts.

Su singularidad radica en que disponía de alcaldía propia en su término, pero pertenecía a la parroquia de Sarrià. En la delimitación de los nuevos términos municipales, Les Corts tuvo que ceder a Sarrià la parte de montaña. Este proceso constitutivo municipal, iniciado en febrero de 1814, no concluyó hasta octubre de 1836.

Fue entonces, en pleno periodo progresista, cuando Les Corts consiguió la autonomía definitiva, que duró hasta el momento de la anexión a la ciudad de Barcelona, en 1897. En aquel momento, en virtud de un decreto real de agregación y en contra de la voluntad de sus habitantes, Les Corts se anexionó a Barcelona junto con otros pueblos del llano barcelonés como Gràcia, Sant Martí de Provençals, Sant Andreu de Palomar y Santa Maria de Sants.

Posteriormente, el pueblo creció en la carretera de Sarrià y formó un ensanche. También a finales del siglo XIX y principios del XX, en Les Corts se construyeron diversas instalaciones que daban servicio a la ciudad de Barcelona, como la Casa de la Maternitat, uno de los conjuntos más emblemáticos del distrito, el frenopático, el hospital infantil Sant Joan de Déu y varios asilos.

Les Corts preservó su carácter rural hasta relativamente tarde, pero, como en otros lugares del llano de Barcelona, el proceso de industrialización y urbanización acabó transformando el aspecto y el carácter del barrio durante el siglo XX. La instalación de diversas tejerías y fábricas de productos químicos en Les Corts se acompañó con la construcción de colonias de obreros, entre las cuales la Colònia Castells es uno de los ejemplos más claros (en la foto).

Esta primera oleada de urbanización se concentró en torno a las llamadas Corts Velles, mientras que la zona en torno a la avenida Diagonal, gran arteria urbana que se abrió en 1924, se mantuvo sin urbanizar hasta mediados del siglo XX, en el que se empezaron a construir numerosos edificios de oficinas y comerciales.

Les Corts también creció en dirección a L’Hospitalet de Llobregat, en un primer momento a raíz del desarrollo de las colonias obreras, como las casas de la calle del Comte de Güell. En la segunda mitad del siglo XX, la celebración del Congreso Eucarístico (1952) dio un último impulso a la urbanización de la zona de la plaza de Pius XII.

Entre 1950 y 1975 también se construyeron las instalaciones del FC Barcelona y el campus de la Universidad de Barcelona, que ocupan una porción significativa del territorio actual del distrito.

Si hablamos de la historia reciente de Les Corts, no podemos dejar de hablar de un barrio, Pedralbes, que pasó a formar parte de la zona en los años ochenta del siglo XX a consecuencia de la ordenación en distritos de la ciudad de Barcelona.

Citando nuevamente los trabajos del profesor Moran, en virtud del Decreto de 7 de junio de 1781, Pedralbes pasó a la jurisdicción del monasterio, de modo que la abadesa nombraba al alcalde particular. Esta alcaldía funcionó hasta el año 1839, en el que quedó absorbida por el Ayuntamiento de Sarrià.

Los habitantes de Les Corts, de acuerdo con este estatus jurídico, mantuvieron su estructura original, formada básicamente por campesinos libres, con una fuerte cohesión social y política.

Los límites de la antigua alcaldía o cuadra de Les Corts, que fueron descritos por Francesc Maspons i Labrós, llegaban, como ocurre en el distrito actual, hasta Sant Pere Màrtir, antiguamente Puig d’Óssa, e incluían el monasterio de Pedralbes, aunque este monasterio dispuso, como se ha apuntado, de alcalde propio para su recinto desde 1781.

El barrio de Pedralbes, que en la actualidad ocupa la zona del distrito de Les Corts comprendida entre la avenida Diagonal y Collserola, toma su nombre de las piedras de color claro que se encontraban en el lugar. Pedralbes permaneció durante siglos y hasta bien entrado el siglo XX como una zona poco urbanizada. Algunas familias adineradas de Barcelona tenían sus fincas en la zona, como fue el caso de Eusebi Güell, conocido por haber sido el mecenas de Antoni Gaudí, o Manuel Girona, importante banquero barcelonés del siglo XIX.

El Pedralbes histórico estaba centrado en torno al monasterio, fundado en 1327 por la reina Elisenda de Montcada y del que dependían las masías de los alrededores. Su buen estado de conservación explica por qué este punto es todavía hoy uno de los más emblemáticos de todo el distrito de Les Corts.

Ver menos