Las abejas y los abejorros (familia Apidae) son un bioindicador de la salud de la ciudad, a la vez que constituyen un recurso importante para la polinización de las plantas y la mejora general de las zonas verdes.

Las abejas urbanas no suelen ser visibles para las personas, pero desde siempre han coexistido con la ciudadanía, se refugian en troncos de árboles y edificios vacíos y se alimentan gracias a las flores que encuentran cerca.

Al tratarse de una especie cada vez más amenazada,las labores de cuidado y protección son muy importantes en el entorno urbano.

El Ayuntamiento de Barcelona está comprometido con la biodiversidad y cuida de los enjambres de abejas (Apis mellifera) que hay en la ciudad. Estas actuaciones son habituales en la vía urbana y representan una necesidad real en que interviene un equipo multidisciplinar de profesionales.

Otras grandes capitales del mundo también forman parte de este movimiento a favor de las abejas urbanas y de su conservación.

Hoteles para insectos polinizadores

Barcelona tiene instalados diez hoteles de insectos en varios parques públicos de la ciudad con el objetivo de proporcionar sustratos de nidificación a toda una serie de abejas solitarias que participan de forma muy importante en el proceso de polinización.

Los insectos polinizadores como las abejas están en regresión en todas partes debido a diversos problemas como el uso excesivo de fitosanitarios, la fragmentación del hábitat y, en general, la pérdida de hábitats herbáceos de calidad.

En un contexto urbano, uno de los factores que limitan su desarrollo es precisamente la dificultad para encontrar un lugar adecuado en el que hacer el nido donde colocar los huevos. Muchas de estas especies hacen el nido en materiales vegetales y en sus cavidades, de manera que con estas estructuras se les proporciona un nido donde desarrollarse.

La creación de estos hoteles de insectos es una acción vinculada a la medida de gobierno Infraestructura Verde Urbana, presentada este mes de mayo, que busca favorecer estructuras para el refugio, alimento y reproducción de la fauna urbana. El proyecto se incluye dentro de la línea 2 de la medida “Naturalizar espacios verdes existentes”, que busca potenciar los servicios ecosistémicos para obtener los máximos beneficios sociales y para la salud.

El proyecto está liderado conjuntamente por la Oficina de Protección de los Animales de Barcelona (OPAB) y con participación de Escuelas + Sostenibles y la Dirección de Espacios Verdes y Biodiversidad.

Escuelas + Sostenibles se ha encargado de buscar centros escolares interesados en desarrollar un proyecto educativo en torno a los hoteles, y desde la Dirección de Espacios Verdes y Biodiversidad se ha trabajado para buscar espacios verdes adecuados y próximos a las escuelas interesadas.

Por este motivo, se han hecho unos talleres previos con las escuelas para construir su propio hotel, que se instalará en algún espacio verde próximo a la escuela. En el marco de la presentación, profesionales del Museo de Ciencias Naturales han mostrado al alumnado la importancia de los polinizadores y de tener jardines bio en la ciudad.

Los parques donde se instalan los hoteles de insectos son los siguientes:

  • Jardines de Mossèn Cinto Verdaguer
  • Jardines de Joan Brossa
  • Parque de Joan Miró
  • Parque de la Ciutadella
  • Parque del Clot
  • Parque de Diagonal Mar
  • Park Güell
  • Parque del Putxet
  • Parque de la Guineueta
  • Parque de la Trinitat Vella