El nuevo contrato de limpieza y recogida de residuos se pondrá en marcha en marzo del 2022

29/06/2021 - 15:29 h

Medio ambiente y sostenibilidad. La activación del nuevo servicio, que se llevará a cabo en cinco distritos, incrementará la recogida selectiva, introducirá nuevas tecnologías y fomentará la participación ciudadana.

El servicio de limpieza y de recogida de residuos que se desplegará durante los próximos ocho años ya tiene fecha. Se iniciará en el mes de marzo del 2022 en cinco distritos de la ciudad y seguirá criterios de proximidad y de adaptación a las características de cada barrio.

La nueva contrata de limpieza y recogida de residuos es una de las inversiones municipales más importantes. El nuevo servicio, que se adjudicará por lotes territoriales a diferentes empresas, aumentará la recogida selectiva y la limpieza vial, introducirá las nuevas tecnologías, reducirá el impacto ambiental y promoverá la participación ciudadana. Ahora se ha formalizado el contrato de la zona centro, correspondiente a los distritos de Ciutat Vella, L’Eixample y Gràcia, y de la zona este, que incluye Sant Andreu y Sant Martí.

La plantilla se ampliará en 400 profesionales, hasta llegar a un total de 4.400, se introducirán cambios medioambientales en la flota de vehículos, se utilizarán las nuevas tecnologías para optimizar el servicio y se fomentará la participación ciudadana a través de diferentes canales.

Recogida selectiva y limpieza viaria

En el marco de la estrategia municipal de residuo cero, se aumentará la recogida selectiva con el objetivo de pasar del 40 % actual al 55 % en el 2025. También se avanzará hacia un sistema individualizado de recogida selectiva y de reducción de los residuos generados en la ciudad. El servicio de recogida y limpieza viaria se adaptará a los usos y las necesidades concretas de cada barrio, diferenciando los cascos antiguos de las zonas comerciales y las zonas de montaña de las zonas con más densidad de personas o las nuevas fórmulas urbanísticas como las supermanzanas.

    Las acciones que se llevarán a cabo para incrementar la recogida selectiva son las siguientes:
  • Instalación de un 25 % más de contenedores de las diferentes fracciones y reducción de un 17 % de los contenedores de rechazo, los grises.
  • Más envases en el contenedor amarillo: se podrán depositar envases ligeros, plásticos y metales.
  • Agrupación de los contenedores de las diferentes fracciones: el de la orgánica dejará de estar con el contenedor de rechazo y estará al lado de los de papel, vidrio y envases.
  • Sistemas de recogida adaptados en espacios de difícil automatización, como los cascos antiguos.
  • Contenedores más bajos para mejorar la visibilidad, y de diferentes tamaños.
  • En los próximos años, los contenedores tendrán bocas calibradas al residuo que se deposita y se introducirán sistemas de identificación de los usuarios para la apertura y cierre de las tapas.

Nuevas tecnologías

Además de la introducción de contenedores inteligentes con sistemas de identificación de usuarios, para optimizar el servicio, todos los dispositivos tendrán un sistema de control automatizado para la gestión, que también facilitará datos sobre el funcionamiento, que se analizarán constantemente para mejorar la respuesta a las diferentes necesidades.

Reducción del impacto ambiental

Para reducir emisiones y contribuir a la lucha contra la emergencia climática:

  • Se renovará la flota con vehículos menos contaminantes, se aumentará el número de vehículos eléctricos del 20 % actual a un 66 %.
  • Los nuevos vehículos y la nueva maquinaria de limpieza disminuirán los niveles de ruido del servicio.

Participación ciudadana

Las nuevas tecnologías incorporadas al servicio de limpieza facilitarán también un control más constante con el vecindario y el tejido comercial.

Se creará una nueva aplicación web para facilitar que la ciudadanía consulte los detalles del servicio de limpieza y de recogida de residuos en el barrio, y pueda aportar retorno y propuestas de mejora.

Además, se desplegarán comisiones de seguimiento del servicio en cada barrio, formadas por el vecindario, el Distrito y el área de limpieza y recogida de residuos, para evaluar y debatir el funcionamiento del servicio, detectar necesidades e incorporar mejoras.