El agua de la ciudad

El agua que se consume en la ciudad de Barcelona tiene, mayoritariamente, un origen superficial, aunque en los últimos años se ha incrementado de forma significativa la presencia de recursos subterráneos procedentes del freático, el agua regenerada, el agua de mar desalinizada y, en un futuro próximo, las aguas pluviales.

De dónde viene el agua de la ciudad

Las principales fuentes de suministro de recursos superficiales proceden de las cuencas de los ríos Ter y Llobregat. El agua del Ter se obtiene del sistema de embalses Sau-Susqueda-El Pasteral y se trata en la planta potabilizadora de Cardedeu.

Comercio y consumo

En Barcelona, en el año 2016, el consumo de agua potable de red fue de 95,40 millones de m3, 19,06 millones de m3 menos que en el año 1999, lo que ha representado una reducción del 13,42% del consumo de agua de red en los hogares, según datos de la Sociedad General de Aguas de Barcelona.

 

Consejos para ahorrar

Una persona puede llegar a consumir entre 100 y 200 litros de agua potable en un día, un bien escaso que hay que preservar y evitar despilfarrar. Si se toman medidas para ahorrarla, se puede llegar a reducir en un 30% el consumo continuo de agua en los hogares.