Residuo cero

La Estrategia Residuo Cero se basa en la prevención, la reducción de generación de residuos, la reutilización y la recogida selectiva, prestando especial atención a la materia orgánica.

El año 2012, el Ayuntamiento de Barcelona aprobó el Plan de Prevención de Residuos con la misión de fomentar la reducción de desperdicios en la ciudad involucrando a todos los agentes implicados (ciudadanía, empresas, comercios, entidades, asociaciones y administraciones) para avanzar hacia una ciudad con menos residuos, más eficiente en el uso de los recursos y con una mayor internalización de costes ambientales.

Ahora el Consistorio quiere dar un paso adelante e incorpora la Estrategia Residuo Cero y la economía circular en sus políticas ambientales.

La estrategia de prevención de residuos y de residuo cero se fundamenta en los siguientes aspectos:

  • La reducción de residuos (prevención).
  • La reutilización de los residuos (darles una segunda vida mediante el intercambio o la reparación).
  • La mejora de la recogida selectiva, especialmente de la materia orgánica.
  • ​La corresponsabilidad ciudadana, de modo que esta se implique en una óptima gestión de los residuos.

Y todo ello teniendo presente la máxima de la Estrategia Residuo Cero: el mejor residuo es el que no se genera.

Estrategia Residuo Cero

La filosofía del residuo cero se fundamenta en el reto de reducir progresivamente la generación de residuos hasta reincorporar todas las materias en el ciclo productivo o en los sistemas naturales.

 

Prevención

La evolución del concepto de la prevención incorpora la Estrategia Residuo Cero y la economía circular y se fundamenta en la reducción de residuos, en la reutilización (intercambio + reparación de aparatos), el reciclaje y la corresponsabilidad.

 

Reutilización

Modificar la percepción de los ciudadanos en favor de la prevención y la reutilización es posible si se emplean estrategias de comunicación basadas tanto en los valores sociales y ambientales inherentes, como en los atractivos económicos y comerciales más clásicos.

Recogida selectiva

Vista la diversidad de usos y funciones de los edificios, equipamientos y zonas de la ciudad, hay varios tipos de recogida adaptados a las particularidades de cada uno con respecto a volumen y tipologías de residuos: domiciliaria, comercial, mercados, otras recogidas, puntos verdes y voluminosos.