Plan especial urbanístico para la regulación de los juegos de azar en la ciudad de Barcelona

El Ayuntamiento de Barcelona quiere poner orden en los locales de juego y apuestas de la ciudad para preservar la salud de la ciudadanía y evitar los problemas que pueden generar. Esta es una nueva línea de trabajo específico que se ha iniciado desde la concejalía de Envejecimiento, Salud y Curas y el área de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y movilidad para hacer frente a las adicciones en las redes, a las pantallas y el juego patológico, teniendo en cuenta el impacto negativo y las consecuencias sociales que tienen en la población, especialmente entre las personas más jóvenes.

Para hacer efectiva la intervención en este ámbito y trabajar por prevención del trastorno patológico a causa del juego, una medida clave es la limitación y ordenación de los establecimientos de juego donde se realizan apuestas en la ciudad. Por este motivo, la Comisión de Gobierno ha suspendido por un año la admisión de comunicados de nuevas actividades de concurrencia pública para abrir establecimientos de juego de azar, salones de juegos, apuestas, bingos y casinos. La suspensión afecta igualmente a la concesión de licencias y admisión de comunicados para hacer obras destinadas a la apertura o ampliación de este tipo de locales.

La suspensión de comunicados y licencias aprobada quiere blindar todo el ámbito de la ciudad donde, en este momento, no hay regulación al respecto, para evitar que se ubiquen nuevos negocios vinculados al juego y las apuestas. Actualmente, en Barcelona hay un total de 53 locales dedicados a los juegos de azar: 35 salones de juego, 17 bingos y 1 casino.

Ahora, el Gobierno municipal elabora la redacción de un plan especial urbanístico –un plan de usos– que regulará la implantación de establecimientos. En esencia, con la redacción del documento se propondrá un decrecimiento del número de establecimientos actual –cuando se cierre uno no se podrá abrir ningún otro– y se evitará que estén cerca de equipamientos sensibles como centros docentes y sanitarios. Todo ello, con la voluntad de disponer de una normativa que, por medio de las herramientas y competencias urbanísticas de que dispone el consistorio, priorice la defensa de la salud de las personas.

Proceso participativo:

Así mismo, atendiendo que el instrumento mencionado es un plan urbanístico que afecta a toda la ciudad, es necesario que su tramitación se acompañe de un proceso participativo de carácter preceptivo, según establece el artículo 37 del Reglamento de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Barcelona.

Los objetivos del proceso son:

  • Informar y difundir sobre las diversas medidas que se han tomado para limitar la proliferación de las casas de apuestas y de juego a través de internet en la ciudad, en especial, la suspensión de licencias para abrir nuevos locales de juego y apuestas.
  • Recoger las propuestas y consideraciones del conjunto de agentes implicados sobre la propuesta.
  • Abrir el proceso de participación para incorporar nuevas voces que den pluralidad y diversidad al debate. 

Estructura participativa y agentes implicados:

Con la finalidad de dar pluralidad y diversidad al debate público, el perfil de las personas llamadas a participar es el siguiente:

  • Personas y entidades que forman parte del Grupo de Trabajo del Consejo de Bienestar Social.
  • Entidades del sector empresarial de juegos de azar
  • Actores y entidades vinculadas al colectivo de jóvenes, infantes y adolescentes.
  • Entidades vinculadas a la ayuda y tratamiento de las adicciones al juego.
  • Profesionales de servicios de intervención y unidades hospitalarias dedicadas al tratamiento de trastornos por juego.

Se prevé la constitución de la Comisión de Seguimiento y la realización de una sesión de debate antes de la aprobación inicial. Una vez pasado el periodo de alegaciones e información pública, se hará el retorno del documento a las personas que han participado, ya sea con la convocatoria de otra sesión si es necesario o mediante correo electrónico.

Sesión del 25 de noviembre del 2020:

Documentación: