Plan especial urbanístico de implantación de gasolineras

La nueva normativa pretende reducir las molestias que estas instalaciones pueden generar, con el fin de mejorar la calidad ambiental y fomentar la transición energética. 

El Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado inicialmente un plan especial urbanístico para regular la implantación de instalaciones de suministros (gasolineras) para vehículos en la ciudad. 

La voluntad de ordenar esta actividad responde también a los profundos cambios estructurales que vive Barcelona en materia de movilidad: compromisos internacionales de reducción de emisiones, restricciones progresivas de circulación a los vehículos más contaminantes (zona de bajas emisiones, ZBE), la emergencia del vehículo eléctrico, el aumento de la distribución de mercancías urbanas, el incremento del uso de la bicicleta y demás vehículos de movilidad personal, entre otros.

El plan pretende limitar la instalación de nuevas gasolineras a tres ámbitos concretos: 

  • En los alrededores de las vías de acceso a las rondas
  • En las áreas portuarias
  • En las áreas industriales de la Zona Franca, la Verneda Industrial, el Torrent d’Estadella y el Bon Pastor.

Tampoco podrán instalarse en fincas y edificios protegidos ni a menos de 100 metros de ciertos equipamientos.

Fomento del vehículo eléctrico  

El plan establece que podrán abrirse estaciones de suministro eléctrico (electrolineras) en todos los ámbitos en los que se admiten las de carburantes y en las mismas condiciones.  

Asimismo, se permitirán también en torno a las principales vías de la ciudad, como la Gran Via de les Corts Catalanes y ciertos tramos de la calle Aragón y las avenidas Meridiana y Diagonal, entre otras. Las futuras electrolineras deberán ubicarse a una distancia máxima de 150 metros del eje de dichas vías, pero no en la propia vía. 

En un plazo máximo de dos años, las gasolineras actuales deberán incorporar, como mínimo, una electrolinera rápida con energía limpia. 

Integración en el entorno

La nueva normativa prevé que estas instalaciones se integren en el entorno próximo con el fin de minimizar su impacto visual. Por ese motivo, deberán contar con un diseño, unos colores y un estilo de señalización y publicidad coherentes con los edificios de los alrededores. 

Condiciones urbanísticas

Podrán tener, como máximo, 3.000 metros cuadrados de superficie. La edificación máxima será de dos plantas y 9 metros de altura. El espacio de venta se limita a 100 metros cuadrados con productos vinculados a la actividad principal y no se admitirá la restauración. 

Estructura participativa y agentes implicados

Se aprueba el proceso participativo correspondiente a la modificación del PGM, para informar y difundir los objetivos de esta modificación y promover el debate ciudadano.

El proceso de participación permitirá incorporar nuevas voces que den pluralidad y diversidad al debate, así como recoger las sugerencias y consideraciones de la ciudadanía. 

El ámbito territorial de este debate incluye toda la ciudad de Barcelona.

El proceso de participación se articulará en el marco de dos espacios diferenciados:

Entidades sectoriales: el debate ciudadano destinado a las entidades sectoriales de la ciudad que puedan tener especial interés en la materia convoca a las entidades que son miembros del Pacto de la Movilidad, la Mesa contra la Contaminación, la Plataforma LIVE, la FAVB y colectivos de suministradores privados de carburantes. Asimismo, incorporará representación vecinal de los barrios más afectados por el impacto de esta actividad.

Acciones participativas: destinadas a la apertura del proceso, tanto en la fase de información como en la de propuestas y retorno. En concreto, se elaborará un folleto informativo que se distribuirá en las instalaciones de suministro de la ciudad y se habilitará un buzón de correo electrónico (procesparticipatiu@bcn.cat) para que la ciudadanía pueda realizar propuestas y sugerencias con respecto a la iniciativa municipal.

Se velará por la incorporación al proceso participativo de todas aquellas personas, entidades, organizaciones o colectivos que garanticen la pluralidad, la diversidad y la representatividad de la ciudadanía y del tejido vecinal, social y económico en la reflexión y los debates del proceso participativo.

El órgano administrativo responsable será la Dirección de Comunicación y Participación de la Gerencia de Ecología Urbana del Ayuntamiento de Barcelona.

 

Documentación y actas

El periodo de debates se llevará a cabo entre los meses de septiembre y noviembre de 2019, momento en que se realizará el retorno a la ciudadanía.

Los agentes implicados trabajarán en este proceso partiendo, entre otros criterios, del planeamiento vigente, los antecedentes urbanísticos que deban tenerse en cuenta, el documento de criterios para la propuesta del año 2018 del Plan Especial Urbanístico que regula la apertura de nuevas instalaciones de suministros para vehículos a motor, que modifica el PGM, así como los estudios de necesidades de equipamientos en el ámbito de trabajo.

 

Más información

 

Debate ciudadano (26/09/2019)