Estrategia de agricultura urbana

Hort Urbà
Hort urbà
Hort urbà
Hort Urbà
Hort urbà
Hort urbà

El Plan del verde y de la biodiversidad 2020, impulsado en el 2013, ya recogía la contribución de los huertos de la ciudad a la biodiversidad, y por eso prevé “impulsar la agricultura ecológica en espacios urbanos y periurbanos” (acción 4.8) y “diseñar un programa de huertos y jardines compartidos de gestión comunitaria” (acción 9.7).

En la medida de gobierno del Programa de impulso de la infraestructura verde urbana del 2017, en la línea 3, titulada “Corresponsabilidad en el cuidado de la naturaleza urbana”, se proponen, entre otras acciones, las siguientes: crear huertos y jardines escolares o comunitarios, implicarse en los huertos municipales como usuarios o como entidades, impulsar la agricultura ecológica en espacios y solares urbanos y periurbanos, y promocionar huertos, balcones, terrazas, azoteas, cubiertas, muros y patios ajardinados.

El nuevo Plan Natura 2021-2030 en el Eje 3: Con y por la ciudadanía apuesta por recoger y facilitar las iniciativas ciudadanas, y ofrecer propuestas concretas de comunicación, formación, educación e implicación a personas, empresas y administraciones, dando a todos ellos un papel activo en la promoción y conservación de la biodiversidad urbana, trabajando de forma activa para su protección y mejora, tanto en el ámbito público como en el privado. Como proyectos tractores del Eje 3 (2021-2025) se especifica, entre otros, potenciar el voluntariado y llevar a cabo acciones de naturalización con la implicación ciudadana en el marco de la Estrategia de Agricultura Urbana.

La Estrategia de agricultura urbana (EAU) es un instrumento que planifica las actuaciones necesarias para conseguir mejorar y aumentar la superficie agrícola en la ciudad con un modelo agroecológico. Estos huertos tienen que maximizar los servicios ambientales y sociales y hacer crecer la naturaleza en la ciudad en beneficio de las personas y de la conservación de la biodiversidad. La visión en un plazo de diez años es la de una ciudad ecológica, sana y resiliente, y con una ciudadanía implicada en la gestión de los huertos y en la promoción de la agroecología y la soberanía alimentaria.

Los valores principales que guían la estrategia son los siguientes:

  • Justicia ecológica. Con el impulso de la agricultura ecológica y la agroecología se busca contribuir a la gestión sostenible de la infraestructura verde urbana y mejorar la calidad del espacio urbano, para fomentar la salud de las personas y la mitigación de los efectos del cambio climático.
  • Inclusión y justicia social. La agricultura urbana tiene que promover la inclusión y la cohesión social por medio de la dinamización comunitaria, asegurando que los huertos urbanos sean espacios igualitarios, plurales y democráticos, y garantizando un acceso equitativo a los recursos.
  • Democracia participativa. Las iniciativas de agricultura urbana deben basarse en la gobernanza compartida y promover la participación y la corresponsabilidad de la ciudadanía.

Con la colaboración de Barcelona Regional, desde 2019 se desarrolla el Observatorio de Agricultura Urbana (OAU), una diagnosis socioambiental colaborativa y exhaustiva dentro de la línea estratégica 3 del Programa Enfortim de Parcs i Jardins, de impulso a mecanismos de relación coordinación y colaboración municipal para integrar el verde en el despliegue del modelo general de ciudad (Eje ​​4 del EAU, sobre gobernanza y coordinación).

La hipótesis de trabajo del Observatorio de Agricultura Urbana es que los huertos urbanos son hotspots -generadores de puntos de acceso- de biodiversidad urbana y de bienestar social y pretende cubrir los huecos de información que existen, mediante la recogida de datos de campo, gis -sistema de información geográfica- e internet, e involucrando a las personas usuarias de los huertos para crear una comunidad hortícola que pueda aportar información al Observatorio, como por ejemplo datos de producción, biodiversidad, participar en programas de ciencia ciudadana, de salud comunitaria, etc. Como beneficios de esta implicación se espera disponer de información actualizada y transparente de datos ambientales y sociales de los huertos, un aprendizaje y capacitación compartida de la ciudadanía en el cuidado de la naturaleza, en la conservación, mantenimiento y mejora de la infraestructura verde urbana y la biodiversidad, así como la mejora de la cultura de la participación y la capacidad de organización entre comunidades de usuarios y otras entidades participantes. Asimismo, se podrá evaluar los proyectos comunitarios en términos de impacto social y ambiental e incorporar los resultados en la toma de decisiones.

189 huertos urbanos

(sin incluir los escolares ni los de uso privado)

872 personas

usuarias de los huertos urbanos de la red municipal

40 entidades

vinculadas a huertos urbanos de la red municipal, con 526 usuarios/as

Incrementar la superficie cultivada de la ciudad para mejorar la calidad del espacio urbano.

Alcanzar un modelo agrícola ecológico que potencie la biodiversidad.

Potenciar la agroecología para incidir sobre el modelo agroalimentario y de consumo. 

Maximizar los beneficios sociales, terapéuticos y emocionales de la agricultura urbana, impulsando la implicación ciudadana, el incremento de la población activa, la gestión comunitaria y el trabajo en red. 

Promover un modelo de gobernanza compartida y establecer los mecanismos municipales para dar apoyo a la agricultura urbana.