Patrimonio ciudadano

La ciudad de Barcelona tiene una amplia tradición en el uso comunitario del patrimonio público municipal: bienes inmuebles, solares o equipamientos gestionados por entidades sin ánimo de lucro. Este uso comunitario se hace por medio de diferentes modelos participativos de gestión.

El Programa de patrimonio ciudadano de uso y gestión comunitarios es el marco conceptual y normativo del que se ha dotado el Ayuntamiento de Barcelona para consolidar, dar apoyo e impulsar este tipo de experiencias. Parte de la lógica de que lo público (patrimonio municipal) puede convertirse en lo común (patrimoni ciutadà) a través de nuevas maneras de interacción y gestión compartida.

Este marco legal permite dar entidad y protección administrativa y normativa a la gestión de los denominados “bienes comunes urbanos”.

¿Qué son los bienes comunes urbanos?

Históricamente, el concepto ‘bienes comunes’ se ha empleado para designar y reivindicar la naturaleza compartida de ciertos recursos, que guardan fuertes vínculos sociales, territoriales y emocionales con las comunidades que los reclaman y los habitan.

La particularidad de estas prácticas recae en la gestión y gobernanza compartida entre una colectividad organizada de referencia que, a partir de una gestión directa, se compromete a garantizar el disfrute colectivo y el cuidado de ese espacio en beneficio de las generaciones actuales y futuras.

Esta reinvención del modelo de gestión de lo público se convierte en un laboratorio ciudadano de democracia que ofrece herramientas, capacitación y empoderamiento a las comunidades protagonistas de la gestión.

Catálogo de espacios de patrimonio ciudadano

El Programa de patrimonio ciudadano se articulará entorno a un catálogo, que mostrará la relación de bienes inmuebles y solares cedidos a entidades sin ánimo de lucro.

De esta manera, se facilitará a la ciudadanía el acceso y el conocimiento sobre qué recursos y patrimonio públicos forman parte del programa y en qué condiciones se cede a las diversas entidades.

A partir del Catálogo, las entidades, asociaciones y colectivos sin ánimo de lucro podrán solicitar, según la disponibilidad de cada momento, un espacio municipal para desarrollar su proyecto.

Balance comunitario

El Balance comunitario es una herramienta con que las entidades autoevalúan el funcionamiento interno y externo de su proyecto. Analiza cuestiones como el arraigo en el territorio, el impacto y el retorno social, la gestión interna democrática, transparente y participada, la sostenibilidad ambiental y económica y el cuidado de las personas y los procesos.

Cuando las entidades se inscriben en el Programa de patrimonio ciudadano, se comprometen a participar en el Balance comunitario a través de un formulario de preguntas e indicadores enfocados a valorar la corresponsabilidad social del proyecto, el arraigo territorial, la gestión democrática y la orientación a las necesidades de la comunidad y el entorno.

Más información aquí.

Mesa de Patrimonio Ciudadano

El programa está dotado de la Mesa de Patrimonio Ciudadano, un órgano interno municipal que tiene como misión velar por la coordinación de las cesiones que se hayan hecho y el impulso de una política de promoción del patrimonio ciudadano.

La Mesa de Patrimonio Ciudadano centraliza las demandas ciudadanas y de entidades sin ánimo de lucro, de manera coordinada con los distritos y el resto de áreas del Ayuntamiento de Barcelona.