Mesa Contra la Contaminación del Aire

La Mesa Contra la Contaminación del Aire tiene el objetivo de trabajar conjuntamente con las entidades y los agentes del sector los problemas de contaminación en la ciudad.

El gobierno municipal cuenta con este espacio transversal con el fin de dar respuesta al problema de contaminación atmosférica de la ciudad. La Mesa tiene el objetivo de analizar la situación de la calidad del aire de la ciudad, proponer y desarrollar medidas correctoras, informar y sensibilizar, y hacer su seguimiento; así como analizar la actuación ante episodios de contaminación del aire.

Esta Mesa está integrada por todos los agentes implicados: servicios municipales, grupos municipales y diversas entidades y organizaciones del ámbito económico, social, ecologista, de la movilidad, de la salud y del sector científico. La necesaria complicidad del gobierno municipal con la ciudadanía y los agentes sociales permite un efecto multiplicador que puede llegar a contribuir notablemente a conseguir una ciudad más saludable.

Además, para reforzar una gobernanza única de las administraciones en la lucha contra la contaminación del aire, también están invitados el Área Metropolitana de Barcelona y la Generalitat de Catalunya.

De la Tabla emana un Grupo de Trabajo Científico-Técnico que desarrolla el protocolo de episodios de alta contaminación y determina la estrategia de las medidas estructurales a aplicar en la ciudad.

El Grupo de Trabajo está integrado por expertos de:

  • Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)
  • Instituto de Salud Global, ISGlobal
  • Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y Universidad Politécnica de Cataluña (UPC)
  • Agencia de Salud Pública de Barcelona
  • Ecología Urbana (Calidad Ambiental, Movilidad e Infraestructuras)

Los niveles de calidad del aire en Barcelona

La mejora de calidad del aire en la ciudad de Barcelona ha sido, desde finales de los años 70, uno de los principales retos ambientales con los que ha tenido que convivir la ciudad y ante los que ha sido necesario definir diferentes estrategias de actuación para reducir la emisión de contaminantes locales. Sin embargo, la ciudad ya ha superado algunos retos en términos de contaminantes locales, como pueden ser la reducción del plomo o el dióxido de azufre, gracias a las mejoras tecnológicas, y legislativas aplicadas.

Actualmente, para detectar la presencia de contaminantes en el aire, el Ayuntamiento de Barcelona dispone de un centro de análisis, la Dirección de Servicios de Vigilancia Ambiental de la Agencia de Salud Pública de Barcelona, ​​que controla un conjunto de estaciones integradas en la Red de Vigilancia y Previsión de la Contaminación Atmosférica de Cataluña (XVPCA). En Barcelona ciudad, hay un total de 11 estaciones de la red y a través de ellos, anualmente, la Agencia de Salud Pública de Barcelona realiza informes sobre la evolución de la concentración de los contaminantes en el aire.

A día de hoy, Barcelona, ​​como otras ciudades europeas (París, Londres, Berlín o Rotterdam), supera los límites de concentración en media anual de NO2 establecidos por la UE para la protección de la salud (desde el año 2010 los límites europeos de máxima concentración media anual son 40 µg/m3 para los NO2 y las PM10). Este hecho exige que se tengan que adoptar estrategias de actuación a todos los niveles (locales, nacionales, estatales y / o europeas) para mejorar la calidad del aire de las ciudades y sus áreas metropolitanas.

El Ayuntamiento de Barcelona ha dado nuevo impulso a la lucha contra la contaminación atmosférica a través de la Medida de Gobierno "Programa de medidas contra la contaminación atmosférica de Barcelona" (noviembre 2016), que incluye medidas estructurales para disminuir los niveles medios de NO2 y PM10 y medidas específicas para afrontar episodios de alta contaminación y avanzar hacia una ciudad más saludable.

Más información