La Guardia Urbana de Barcelona, como policía de la ciudad, tiene que asumir sus funciones desde la proximidad y con vocación de servicio a la ciudadanía y, al mismo tiempo, tiene que ser un fiel reflejo y un exponente de la ciudad a la que sirve.

Para conseguirlo, se debe alcanzar la integración de la mujer en los diferentes niveles funcionales y de responsabilidad de la estructura del cuerpo en una sociedad en que la mujer asume un papel cada vez más relevante en todos los ámbitos de la actividad empresarial, institucional y asociativa.

La incorporación de la mujer a la Guardia Urbana de Barcelona se produce en 1979, con 20 guardias. Transcurridos casi cuarenta años desde aquel inicio, la realidad es muy diferente y, actualmente, aproximadamente un 13 % de efectivos del cuerpo son mujeres. La cifra sigue siendo baja, pero aumenta año tras año fruto de las nuevas convocatorias de selección.

La apuesta por alcanzar la inclusión sistemática de medidas destinadas a promover valores y prácticas orientados a reforzar una igualdad mayor entre sexos y la integración efectiva de las mujeres en la Guardia Urbana, requiere la implicación de diferentes actores, tanto en las fases de diagnosis como en las de diseño y planificación.

Estos actores son, por ejemplo, las áreas municipales con incidencia en los procesos de gestión de recursos humanos o en la incorporación de la perspectiva de género en todas las áreas municipales y, como sujeto más importante, las mujeres y el resto de agentes de la Guardia Urbana, que son conocedores de primera mano de las dinámicas y características de la organización.

Como resultado del trabajo hecho, el Ayuntamiento de Barcelona ha puesto en marcha el Plan de justicia de género y el Plan de igualdad municipal. Con respecto a la Guardia Urbana, el Plan director prevé varias acciones en el Plan de igualdad. Algunos aspectos donde se pone el énfasis son los siguientes:

  • Consolidación de estructuras institucionales de impulso a la igualdad de género.
  • Aumento de la presencia equilibrada entre hombres y mujeres: revisión de los procesos selectivos de selección, fijación de tribunales de selección paritarios, etc.
  • Minimización de la segregación vertical: replanteamiento de las pruebas físicas para acceder a ciertos grados del cuerpo, aumento de la visibilidad del personal femenino mediante diferentes actuaciones (charlas, Congreso Internacional de Mujeres Policías o Jornada Mujeres y Seguridad), etc.
  • Mejora de las condiciones de presencia y desarrollo de las mujeres: cursos de formación internos, establecimiento de la perspectiva de género como contenido transversal en la formación de la Guardia Urbana, participación en protocolos contra la discriminación por razones de género, etc.