DECODE

Marco de referencia

Actualmente, la capacidad de acceder, controlar y utilizar datos personales se ha convertido en un medio con el que las empresas de internet pueden generar beneficios. Las personas que crean estos datos han perdido el control sobre cómo se utilizan.  Todo eso no significa solo la invasión de la privacidad y la autonomía, sino que también es peligroso para la seguridad de la identidad en línea de las personas.  La monopolización de los datos crea ineficiencias económicas y desigualdades, y eso amenaza con disminuir la confianza entre la ciudadanía, las instituciones públicas y las empresas. Es por eso por lo que el Ayuntamiento de Barcelona, junto con el IMI, se ha comprometido con la investigación como herramienta de transformación de la sociedad y participa en el proyecto europeo Decentralised Citizens Owned Data Ecosystem (DECODE) con el objetivo de desarrollar herramientas para la reapropiación de los datos por parte de la ciudadanía.

Descripción

DECODE, financiado por el programa de la Unión Europea Horizon 2020 ( convenio de subvención 732546), nace como respuesta a las preocupaciones de la ciudadanía con referencia a la pérdida del control sobre su información personal en internet. Coordinado por el Ayuntamiento de Barcelona, trabaja conjuntamente con catorce instituciones de seis países. Este proyecto quiere promover la visión de los datos como bien común y empoderar a la ciudadanía con una infraestructura que la dote de control sobre el uso de dichos datos, ya que es su generadora principal.

Además, el proyecto impulsa un proceso de reapropiación de los datos por parte de la ciudadanía habilitando un control sobre quién, cómo y con qué finalidad los utiliza, favoreciendo una democratización de los datos que permita utilizarlos de manera común para mejorar la sociedad. Para conseguirlo, el proyecto desarrollará diferentes herramientas que combinarán la tecnología blockchain con la criptografía basada en atributos para dar al propietario de los datos el control de cómo se accede a la información y cómo se utiliza. Eso ayudará a construir una sociedad digital fiable y consciente de la privacidad.

El objetivo del Ayuntamiento de Barcelona es favorecer la soberanía digital de la ciudadanía, es decir, la capacidad que tiene una persona o un colectivo de tomar sus propias decisiones con respecto a lo que se hace con sus datos y sus actuaciones mediante la tecnología, y buscar más independencia de los poderes comerciales de las multinacionales o de los estados.

Back to top