La OMIC sigue prestando sus servicios a la ciudadanía de forma telemática y a través del 010. Las consultas o reclamaciones se siguen haciendo en línea. Para aquellas consultas que requieran atención presencial se concertará cita previa de lunes a viernes de 10.00 a 13.00.

Garantía de productos

Cuándo se adquiere un producto y este tiene algún defecto o funciona incorrectamente, la persona consumidora tiene unos derechos reconocidos: la garantía legal. Generalmente, en el caso de los productos nuevos la garantía legal tiene una duración de dos años. Si el producto es de segunda mano, el plazo puede ser más corto, pero nunca inferior a un año desde la fecha de entrega.

Para demostrar que el producto está dentro del plazo de garantía, se deberá conservar el tique o factura de compra. Es muy importante conservar siempre estos documentos, quedarse los originales y, en caso que el vendedor los solicite, entregarle solo copias.

En caso de defecto o mal funcionamiento, se puede hacer valer la garantía, escogiendo entre la reparación o sustitución gratuitas del producto por otro igual o de características similares (sin costes adicionales, como por ejemplo de envío). Eso sí, se deberá informar lo antes posible de la incidencia por los motivos siguientes:

  • Si se detecta durante los primeros seis meses desde la compra, se entiende que el defecto es de origen y es al vendedor a quien corresponde demostrar lo contrario.
  • Si surge pasados los seis meses, la persona consumidora tendrá que demostrar que el defecto es de origen y no a causa de un mal uso. En este segundo caso, la empresa asumirá la reparación, pero no los costes de desplazamiento o mano de obra.

Finalmente, si el vendedor o el fabricante se niegan a hacer valer la garantía, se tiene que reclamar a la empresa y, en caso de no recibir una respuesta satisfactoria, dirigirse a la OMIC.

 

Garantia de productes