La OMIC sigue prestando sus servicios a la ciudadanía de forma telemática y a través del 010. Las consultas o reclamaciones se siguen haciendo en línea. Para aquellas consultas que requieran atención presencial se concertará cita previa de lunes a viernes de 10.00 a 13.00.

¿Quiénes somos?

La Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) es un servicio público de consumo del Ayuntamiento de Barcelona que ofrece información, orientación y asesoramiento a las personas consumidoras.

La información, la educación y la mediación son las tareas de la OMIC para que, en las relaciones de consumo, se respeten los derechos de las personas consumidoras de Barcelona.

Los objetivos de la OMIC se enmarcan en el proyecto global de construcción de una ciudad centrada en la atención a las personas y la calidad de vida, fomentando la mediación y el arbitraje como medio de resolución de conflictos en el consumo.

La OMIC está incluida en el Directorio de Servicios Públicos de Consumo de Cataluña.

La OMIC a lo largo de los años

Nació en octubre de 1983 como SIDEC (Servicio de Información, Defensa y Educación al Consumidor) para facilitar información a los ciudadanos y ciudadanas en materia de consumo a raíz del envenenamiento por el aceite de colza. En aquellos tiempos era un servicio telefónico para resolver sobre todo dudas sobre productos alimenticios, en relación con temas como el etiquetado o la caducidad, entre otras cosas.

A partir de 1985, la vivienda se convirtió en el tema más consultado. Desde 2005 hasta la actualidad este primer puesto lo ocuparon los suministros básicos (agua, luz y gas), las comunicaciones y los servicios financieros (créditos al consumo, comisiones y tarjetas bancarias).

A lo largo de estos años la OMIC ha vivido varias etapas que se recogen en las memorias anuales:

  • la publicación en los años ochenta de fichas informativas sobre aspectos relacionados con la alimentación, la vivienda, etc., y la puesta en marcha de una unidad móvil que iba a los mercados municipales para llegar más fácilmente a los ciudadanos y ciudadanas;
  • la campaña en los años noventa para informar sobre la aplicación de la ley de arrendamientos urbanos y los avisos a las personas consumidoras en diferentes medios de comunicación;
  • la coordinación, al principio del siglo XXI, de la campaña de información sobre el euro, con más de 250 charlas y diferentes materiales informativos, la puesta en marcha de la web y la posibilidad de consultas o reclamaciones en línea y;
  • más recientemente, la implementación de varias campañas informativas y la celebración de jornadas sobre temas que afectan en gran medida a las personas consumidoras, como la liberalización de la telefonía, las garantías o el mercado energético, y servicios financieros, entre otros.

Además, se ha otorgado una especial importancia a las organizaciones de personas consumidoras con la creación, en 1989, del Consejo Local de Consumo, que en 1996 dio paso al Consejo Municipal de Consumo.

Oficina de la OMIC en Barcelona